Todos hemos pasado por ahí: dependiendo de qué tan estricta sea la oficina, hay que seguir una serie de reglas e incluso tomar en cuenta el “viernes casual” (que muchas oficinas se saltan.) El tema es que, de alguna manera, tienes que agarrarle la onda para no padecer ser Godínez y, de manera más importante, no parecer ser Godínez.

Hay muchos trucos, el principal es disfrutar vestirte formal y encontrar tu propio estilo para que no sientas como que eres un “ladrillo más en la pared.” Nah, no te claves en eso y más bien piensa en qué puedes incorporar en tu vestimenta diaria para seguir siendo tú, sin darle pretextos a tus patrones para que te pedorreen.

Acá te van nuestros dos centavos al respecto:

Date unos papos padrotones.- Unos buenos zapatos, se heredan. Ya lo habíamos hablado aquí antes y las Dr. Martens no son una opción real más que con jeans rectos (nunca con corte de bota, no son pointy boots.) Aún así tienes un chingo de opciones, eso sí, sáltate los zapatenis de Skechers, las puntas cuadradas de guarura y los zapatos súper puntiagudos, mejor invierte en un buen par de zapatos negros de punta redondeada y ligeramente afinada, así:

zapatos-1024x630

la foto nos la robamos de Ottavio Nuccio, un modista para vatos italiano.

Hazte de un buen traje y muchas, pero muchas camisas diferentes.- El secreto de los trajes es: las modas son pasajeras, pero el estilo es para siempre i.e. los cortes que ves en Zara son cortes que están de moda y que en menos de un año no querrás ponerte, es mejor hacerte un traje con un sastre o adaptar un traje de un precio un poquito más caro. Échate dos revistas, revisa qué quieres y bájale dos rayitas, ni tan pegado que diga hipster por todos lados, ni tan suelto que diga guarura o seguridad de Mix Up.

Si estás más llenito, los trajes cruzados ayudan a esconder un poquito la panza. Si eres flacucho, con un traje normal y corriente la armas. En la práctica hay trajes para todo tipo de clima, no puedes comprarlos todos de un jalón, pero no son una mala inversión a ir haciendo pian, pianito: los negros los puedes usar en funerales, los grises para ir a la ópera, los caqui para ir a bodas de día (y sirve que no eres ese wey que va de guayabera) y, si te animas a tener un seersucker o un pinstripe, serás mi héroe.

Este vato se ve bien con tres trajes distintos y no está demasiado hip como pa’ verse fashiony, pero no se ve ñor. Las opciones uno y tres, se verían mamonsísimas con unos buenos jeans azul oscuro y unas botas chelsea.

bestsuit

Expresa tu metalero interior con joyería y un buen reloj.- El otro día leía sobre las cosas que las mujeres encuentran más atractivas en los vatos y me llamó mucho la atención cómo una vatiri dijo: “que no tenga las muñecas desnudas, porque un reloj y una pulsera padre dan una impresión de lujo.” Estoy parafraseando, nunca dijo padre, pero es cierto que un buen wacho y una pulsera mamona (no cara, que se te vea bien verga,) te hacen ver como si fueras el Papi Rey de toda la Godinera.

Yo tenía una Miansai (misma que me chingaron cuando se metieron a mi depto,) y la extraño cabrón porque es súper masculina y me gusta mucho lo que hizo el director creativo de Tumi, se compró un reloj vintage y le puso una correa de piel.

pulseras

tumi

Cambia de corbata con cada estación o el clima.- Hay chingos de tipos de corbatas: de paisley (las gotas esas psicodélicas,) plaid (se pronuncia plad y es a cuadritos,) tejidas con punta cuadradita, delgadas como de integrante de Blondie, más gruesas de lana y hasta estilo tiki. Nunca uses las más delgadas, averigua con qué clima se usan todas las demás y ve experimentando con ellas. Yo he ido a bodas con un traje caqui, una corbata tejida (como las de abajo) y un Timex Weekender.

knottery

T2N747

Recuerda: de la moda, lo que te acomoda. La idea no es volverte uno de esos vatos inmamables que usa todo de marca, la idea es que veas la ropa de oficina no como un handicap, sino como otra manera de sacarte provecho, expresar quien eres y, de paso, avanzar en la escalera corporativa (si es lo que quieres, si no, renuncia y a sembrar zanahorias orgánicas o consíguete una chamba de freelancer.)

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.