“Si eres un chico pobre de una familia pobre, cuando un sacerdote te presta atención, eso es algo importante. ¿Cómo decirle ‘no’ a Dios?”. Así puede empezar un caso de pedofilia y abuso a menores.

De hecho, es una frase pronunciada por el personaje de una víctima de abuso sexual en la película ‘Spotlight’ (En primera plana), basada en los hechos reales de decenas de sacerdotes que se aprovecharon de menores en Boston (Massachusetts, costa atlántica de Estados Unidos) a lo largo de 30 años.

Dirigida por Tom McCarthy (nominado al Oscar como guionista de la maravillosa ‘Up’, pero con apenas 4 películas sin gran repercusión como director antes que esta, en la que es nominado como mejor dirección), la película crea expectativas desde un reparto en el que aparecen Michael Keaton, Mark Ruffalo, Rachel McAdams, Liev Schreiber, John Slattery, Stanley Tucci, Billy Crudup

Spotlight, reparto

Y esas expectativas son superadas con un resultado final en el que destaca el guión (del propio Tom McCarthy y de Josh Singer –‘El ala oeste de la Casa Blanca’, ‘El Quinto Poder’-), ¿próximo ganador del Oscar al que ya está nominado?; el ritmo rápido, la trama absorbente, las buenas interpretaciones (nominados Mark Ruffalo y Rachel McAdams), el tono crítico y el rescate de la esencia del buen periodismo.

Ese que va más allá de lo que hacen y visten las ‘celebrities’, de si un futbolista celebra una fiesta o de si una pareja de famosos abre las puertas de su mansión: un periodismo con tiempo y confianza para investigar (‘Spotlight’ es el nombre del equipo de investigación del periódico The Boston Globe, que desvela los hechos), que indaga en los hechos a pesar de amenazas directas o en forma de consejos de amigo, y que buscar cambiar las cosas y posar la mirada no en unos cuantos individuos sino en señalar al sistema.

“Muéstrenme que esto fue sistémico, que vino de arriba abajo”, le pide a su equipo de redacción de ‘Spotlight’ el entonces nuevo director Marty Baron (ahora director del Washington Post), quien puso en marcha esta investigación, por la que The Boston Globe recibió el prestigioso Pulitzer.

(En los primeros 4 min habla sobre el caso que trata la película)

Un secundario pero muy atractivo personaje interpretado con serenidad y contención por Liev Schreiber (recordemos que es el mismo actor que acompañó fieramente a Hugh Jackman en ‘X-Men Orígenes: Wolverine’): parco en palabras, sobrio en los gestos, pero que emana autoridad, respeto, integridad, independencia, ideas claras sobre lo que debe hacer el buen periodismo…

Curiosamente, el editor del Boston Globe era Ben Bradlee Jr. (interpretado aquí por John Slattery –‘Madmen’-): hijo del mítico periodista Benjamin Bradlee, director del Washington Post durante la cobertura del ‘Watergate’, que también le valió al periódico un Pulitzer y fue llevada a la pantalla en ‘Todos los hombres del presidente’.

Spotlight, Todos los hombres del presidente

Dos buenas películas sobre el buen periodismo e investigaciones complejas contra el poder, sea del Estado, la Iglesia o cualquier otro… y en que hay que admitir que si estas cosas suceden suele ser porque son muchos quienes lo ocultan o lo dejan pasar.

Porque, como se dice en esta película nominada al Oscar, “si hace falta toda una ciudad para educar a un niño, hace falta toda una ciudad para que se abuse de él”.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.