No sé si lo sepan, pero AMO el All Hallows’ Eve y amo el Día de Muertos… Si se pudieran mezclar con la Navidad, como en The Nightmare Before Christmas, sería el más feliz porque he de ser el único tarado al que no le súper caga que desde mediados de septiembre pongan ambas decoraciones en centros comerciales.

En fin, entre que son peras o manzanas y en vista de que he dejado abandonado El Salvavidas porque he tenido mucho trabajo, decidí revisitar mi lista de películas favoritas de terror para incluir varias nuevas cintas que he tenido a bien ver (ya decidí abandonar Netflix, por cierto y quedarme sólo con Shudder.)

Estas cintas no entran en ninguna de mis otras listas recientes (una de posesiones que hice para Cine Premiere y la de Tomatazos de cine clásico de terror,) sino que son un update de lo mejor que hay de terror más en el mood de noche de pizzas, pelis y gore. Espero que les guste:

Baskin.- Esta pinche película es de las cosas más creepy que puedes ver en tu vida y miren que hacía mucho que ninguna película me dejaba un  feeling podrido como el que me dio la primera vez que vi The Texas Chain Saw Massacre o The Devil’s Rejects. Baskin ese tipo de cinta, algo está muy mal con ella y sin embargo no puedes dejar de verla, fascinante.

Session 9.- El término slow burner fue hecho para esta cinta,  ya que es súper lenta y en apariencia no pasa gran cosa, pero tiene muchas cosas que el cine de terror actual NO tiene: un guión súper sólido, buenas actuaciones (David Caruso de CSI: Miami hace lo que se conoce como un tour de force,) pero además el OST ayuda a mantenerte en el filo de tu asiento.

The Visitor.- Esta cinta es de las cosas más absurdas que podrán ver, sin duda cintas más recientes como Beyond The Black Rainbow y Altered States, le deben mucho a este film italiano super setentero. No es de terror, terror, sino entra en ese extrañísimo (y a veces entrañable) sub-género conocido como Sci Fi Horror. Vale mucho la pena, si bien a veces no tiene pies, ni cabeza y peca de tener looks dudosísimos, piensen en ella como The Omen Sci Fi.

Night of the Demons.- Mmmmm, esta es un clásico, pero la verdad es que las dos primeras veces que intenté verla, me vencieron el ritmo, los efectos y las actuaciones (pésimas todas ellas, salvo Linnea Quigley y Amelia Kinkade que se rifan mamón.) No fue hasta que tomé la decisión de no tomármela tan en serio, que le agarré la onda y me divertí mogollón.

The Stepfather.- Y hablando de clásicos del género, The Stepfather es de esas cintas para televisión que vimos ene cantidad de veces en las funciones de medianoche de Canal 5, la verdad es que no sé por qué no la había metido antes, pero creo que mucho tiene que ver que apenas entró al Netflix mexa.

Wake Wood.- Justo ayer vi la más reciente cinta de este cineasta, Cherry Tree, y todos la odiaron, crítica y público, si bien a mí me parece que está ok. Sin embargo, Wake Wood es muy superior y una gran cinta de terror que bien podría ser una versión diferente de Pet Sematary.

Freddy vs. Jason.- Recién estrenada en Netflix y una estupidez de cabo a rabo, pero súper divertida, creo que además le agarré más cariño tras haberme aventado el documental de más de tres horas sobre Freddy Krueger y sus cintas (que también estaba en Netflix.)

Summer Camp.- Jamás pensé en que recomendaría una cinta con Diego Boneta, pero la neta está muy cagada y es una versión muy interesante del mithos de los zombies, si bien NO es de zombies sino de… Ah, ¿verdad? No les voy a decir para no arruinárselas.

There’s Nothing Out There.- No les voy a decir que es una buena cinta, pero es la cinta en la que se inspiraron para hacer Scream (si bien Friday The 13th VI: Jason Lives también es una película de terror que está consciente de sus clichés,) y en este sentido es predecesora de Cabin In The Woods, Final Girl, Behind The Mask: The Rise of Leslie Vernon. De hecho, creo que voy a ponerles el tráiler de Jason Lives de una vez:

Leave a Reply

Your email address will not be published.