Este artículo sobre “Maze Runner: The Scorch Trials” iba a comenzar con una cita de la película, salida de los labios de uno de los protagonistas, que tuviese suficiente fuerza como para emocionar, hacer reír o sorprender al público. ¿Por qué no es así, entonces? Porque no recordamos ninguna que nos dejase marcado.

Y no es casualidad: tampoco la película deja huella alguna.

Maze Runner 2, colgando

Esta secuela de The Maze Runner (también basada en la novela de James Dashner, también dirigida por Wes Ball, como parece que sucederá con Maze Runner, The Death Cure [2017]) sigue la sencilla idea de su antecesora de un mundo infectado por un misterioso virus, ante el que solo unos pocos son inmunes. Recién escapados del laberinto, son llevados a un centro en el que los cuidan y protegen mientras preparan su traslado lejos del malvado equipo W.I.C.K.E.D. (traducido al español como C.R.U.E.L.).

De nuevo, y aún más, la película gira descaradamente alrededor de Thomas (Dylan O’Brien), que fiel a su nombre (chiste malo) toma todas las decisiones en todo momento, y al que sus compañeros señalan como mesías omnisciente. Poco nos importan los demás personajes ni sabemos gran cosa de ellos, a excepción de Teresa (Kaya Scodelario) y un Minho (Ki Hong Lee) del que no explotan todo su potencial.

Maze Runner 2, Thomas con arma

Janson (Aidan Gillen) nos deja un tanto indiferentes y ni siquiera Ava Paige (la conocida Patricia Clarkson –Shutter Island, La Milla Verde-), de la que esta vez conocimos sus motivaciones para ser tan ‘mala’, tiene tiempo en sus breves cameos para impresionarnos un poco.

Pero antes de que dejen de leer, deprimidos y decepcionados, aclaramos que no es una pérdida de tiempo ver esta peli. A pesar de todo, Maze Runner: The Scorch Trials presenta buenos actores jóvenes, muestra escenas interesantes, asusta en las súbitas apariciones de cranks (lo que vienen siendo zombies, pa’ entendernos), se permite un par de fotografías estéticas en el desierto…

Maze Runner 2, desierto

…y suma con las apariciones de Rosa Salazar en el papel de “Brenda” y de Giancarlo Espósito (sí, “Gustavo” en la serie Breaking Bad) como “Jorge”.

Maze Runner 2, Brenda y Jorge

Y, lo más importante, te mantiene atent@ a lo largo de la película. En tiempos en los que en los cines se va casi más a cenar o no se pierde de vista el smartphone, en los que las bazofias sin interés no son tan raras…, Maze Runner: The Scorch Trials logra algo que no hay que dar por hecho: entretiene, que no es poco…

Leave a Reply

Your email address will not be published.