El día de ayer me enteré de que Joy Ride, un slasher bastante atípico que sí te saca dos o tres peditos, estaba recién estrenado en Netflix cuando antes sólo se podía ver en una copia super chaka en YouTube. OBVIO la vi y me la pasé de huevos locos, la neta, es muy divertida y, a pesar de que tiene muchos de los clichés clásicos de las películas de terror de presupuesto medianón, no cansa y tiene otras cositas que se salen del común denominador.

Así que, por qué no revisar Netflix a conciencia para ver qué otra belleza está escondida por la peligrosa (y muchas veces de bajísima calidad) sección de terror. Tal vez la primera gran inclusión reciente al catálogo es el clásico de Stephen King, Misery:

Otra gran olvidada es Lifeforce de Tobe Hooper, todo mundo siempre regresa a The Texas Chainsaw Massacre y Lifeforce es una gran cinta de sci fi y terror, tiene además una vampira de no malos bigotes que andan en pelotas un rato grande:

En el apartado comedias de terror, 1984 nos regaló uno de los grandes clásicos del cine B: Night of the Comet:

Más hacia el thriller, Pánico en las Alturas es un esfuerzo sólido que a muchos se nos escapó en 2011, cuando salió:

y regresando a las cosas que sí dan pinches chingos de miedo, sobre todo porque es un caso real, An American Crime es una de las mejores cintas de true crime de todos los tiempos:

y ya pa cerrar: The Night of the Hunter, que no es una película de terror tradicional, sino uno de los mejores thrillers de todos los tiempos, tan así que fue editado recientemente por la colección Criterion. La verdad es que sí da miedo, no es nada fresa.

Leave a Reply

Your email address will not be published.