Tres standoperos, dos turnos, tres horas, muchas risas. Así podríamos resumir cómo fue el show de los “Standopados” Jurgan Jacobo, Mau Jalife y Gon Curiel, que ayer por la noche celebraron su tercer aniversario en el Centro Cultural Telmex II.

De escritores de comedia de televisión (los que están detrás de los cómicos… en sentido figurado, como se aprestó a aclarar Jurgan Jacobo) a famosos por sus propios espectáculos de Stand Up, los Standopados regalaron una noche diferente a las decenas y decenas de personas que casi llenaron el recinto.

Mau Jalife representa su monólogo durante algo menos de media hora, presenta a Gon Curiel para que este haga lo propio también en soledad, quien a su vez da entrada a Jurgan Jacobo. Un muy breve descanso permite ir al baño y poco más, antes de que Gon aparezca de nuevo y le sigan Mau y Jurgan, que en calidad de máximo organizador del espectáculo se tomó la licencia de cerrar ambos turnos.

Todo ello hasta llegar a las tres horas de un show que sobrepasó la medianoche: “Los que vinieron en metrobús se tienen que ir yendo”, advirtió Jurgan tras mirar su reloj poco antes de finalizar.

Mau Jalife se quejó del tráfico y el típico y siempre presente “carril del pendejo”, además de explicar los pormenores de la vida en pareja (qué bonito es dormir juntos… y qué miedo da cuando tu mano se empieza a quedar engangrenada bajo el peso de tu chica, recordó) y otras complicaciones que demuestran que “la vida no es fácil”.

Por su parte, Gon Curiel bromeó en un ‘spanglish’ voluntariamente horroroso sobre las trabas y odiseas a las que se enfrentan los mexicanos en el aeropuerto a su entrada a Estados Unidos. Y nos tranquilizó al asegurarnos que, si algún comentario o broma quedaba un poco exagerada, siempre cabía la disculpa incuestionable sobre alguien que estuvo peor que tú: “Pero, ¿y Hitler?”.

Finalmente Jurgen Jacobo se rió de su ‘amplio’ físico al hablar de los gordos… así como de la complejidad de las mujeres y lo difícil que es tratar con la familia y las diferencias generacionales.

Todo ello aderezado con bromas entre ellos en referencia a la calva de Mau… y a cómo el gran Jurgen siempre “llena” el escenario.

La impresión es que la audiencia disfrutó… y aún más los que obtuvimos uno de los pases dobles que regaló este medio.

¡Gracias, El Salvavidas!

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.