Hay imágenes que no necesariamente te causan pesadillas al instante siguiente de verlas, es decir, puedes ver la escena de un asesino en serie correteando a su víctima y después descuartizarla con un machete, y , si te gusta el gore, el slash o algo parecido, en vez de asustarte te divertirás; más bien me refiero a esas escenas incómodas que no necesariamente involucran sangre, matanza, tortura y clavos (tipo Hostal), son escenas que crees haber olvidado y de pronto, un día, mientras vas en el auto de camino al trabajo tripean en tu cabeza . No sabes por qué, pero causan alguna extraña sensación que te hacen pensar que preferirías no haberlas visto nunca.

Así es como recuerdo la primera escena que vi de Begotten. Si navegas equis día en la red y te topas con algún video que hable de cosas como “las imágenes más misteriosas de la red”, ” los videos que no tienen explicación”  y decenas de etc. es muy probable que en encuentres esta escena colada en un video. Es muy utilizada para hacer referencia a cosas espeluznantes, y sí, si la ves fuera de contexto, por si sola, es aterradora. Ya una vez que descubres que se trata de una de las tantas escenas de una película dirigida en 1990 por Edmund Elias Merhige (La sombra del vampiro) y que hay más como esa, es triplemente aterradora. ¿Están listos?

begotten

Felicidades, ¡ha entrado usted a la etapa de nunca voy a quitarme esta imagen de la cabeza!

Bueno, como una es curiosa, pues investigué más y así llegué a la cinta completa, una verdadera rareza del cine experimental filmada con 33 mil dólares de presupuesto, en alto contraste y con la ausencia de banda sonora.

Durante poco más de 72 minutos podemos ser testigos de una sucesión de imágenes poco comprensibles que nos dejan cada vez más confundidos. Begotten no es, definitivamente, una película fácil, tampoco es para todos los públicos, y es que hay que tener mucha paciencia, primero porque la calidad de la imagen nos obliga a perder algunos detalles y segundo porque no hay forma de verla y entenderle a la primera, mucho menos si lo único que escuchamos son grillos y sonidos extraños.

Ahora si se deciden a verla, deben saber que aunque ha sido catalogada como una película de terror, Begotten es más un experimento, una reinterpretación del Génesis que Merhige armó en su cabeza luego de una experiencia cercana a la muerte que tuvo a los 19 años. Ahora no crean que esto lo deduje tan solo de ver la cinta, tuve que investigar porque obvio es muy difícil interpretar lo que vemos así nada más.

La cinta dejó de distribuirse en DVD pero en internet puede verse completa y yo se las dejo por acá para que puedan verla, desmenuzarla y digerirla; no les prometo que será una experiencia hermosa, por el contrario, será dolorosa y perturbadora… y algo sí les aseguro, la cara del “dios sangrante” se quedará con ustedes, al menos por un buen rato.

¡Qué la disfruten… si se atreven!

“Makes Eraserhead looks like Ernest Saves Christmas.”  Time Magazine

Leave a Reply

Your email address will not be published.