Una de las cosas que he aprendido a lo largo de mi historia como fan de las películas de terror es que: no siempre segundas partes fueron malas. Claro, muchas veces sí es el caso porque es la “precuela” que en realidad viene siendo el intento de “reboot” de la historia original o cualquier desfiguro del estilo que, casi de seguro, se le ocurrió a los de los dineros del estudio para sangrar a los fans, pero en otras ocasiones todavía queda algo por decir dentro del serial y éstos son algunos de los casos más famosos: Nightmare on Elm Street 3: Dream Warriors.- Curiosamente escrita y dirigida por Frank Darabont, famoso por cualquier cantidad de adaptaciones a Stephen King y, más recientemente, por ser productor ejecutivo de The Walking Dead. Ésta y Wes Craven’s New Nightmare son las secuelas más espectacularmente ingeniosas y disfrutables de toda la saga (que es mucho decir ya que son, erm, abundantes.) En la primera, regresa la protagonista y le enseña a un pequeño grupo de adolescentes que están internados cómo combatir a Freddy. En la segunda, Freddy se cuela a la realidad y acosa a esta misma actriz y a Wes Craven.

 

The Exorcist III: Legion.- Lenta y larga como la cuaresma, pero muy interesante porque, después del fiasco que significó The Exorcist II: The Heretic, William Peter Blatty (el escritor original de la primera) decidió encargarse de una tercera parte haciendo todo él solo. La historia está bastante padre además, regresa de la tumba el padre Karras y está poseído por el espíritu de un asesino serial… Chan chan chaaaaan. La verdad es que todo lo demás viene sobrando y, a pesar de que han tratado un reboot exitoso, la primera y ésta siguen siendo las dos más sólidas del serial

Halloween III: Season of The Witch.- Muy exitosa porque no tiene NADA que ver con Michael Myers y, sin embargo, la historia se va por una tangente muy interesante. Resulta que un doctor presencia el asesinato de un paciente a manos de un tipejo que después se inmola en su coche. Es entonces que el buen doctor y la hija de su paciente se van a investigar qué pasó realmente con el padre de la muchacha que, sobra decirlo, además está buenona, y descubren que algo está mal con las máscaras de halloween que está fabricando Silver Shamrock. Muy bizarra, pero con un guión lo suficientemente divertido para que sea una buena adición a la videoteca familiar.

Friday The 13th Part 2.- Vale la pena porque a muchos se les olvida que fue hasta la segunda que sale de malo Jason (en la primera era su mami) y que, de hecho, fue hasta la tercera que usó su máscara de hockey porque en ésta, curiosamente, su máscara estaba inspirada en el Phantom Killer: un caso real en Texarkana que también tiene su propia película: The Town that Dreaded Sundown. Independientemente de cualquier cosa, es una peli sencilla, un slasher flick bien logrado y divertido.

Leave a Reply

Your email address will not be published.