Britney Spears, indiscutiblemente, pertenece a las leyendas de la música.

Apuesto a que todos hemos cantado alguna de sus canciones, aunque sea por error.  La primera vez que supe de ella fue una mera coincidencia. Cuando tenía 11 años, Baby One More Time comenzaba a convertirse en un hit en Estados Unidos. Durante unas vacaciones en Orlando, Britney estuvo en los estudios que visité con mi familia unos días después, grabando un promo para esa canción. Fue amor a primera vista.

La música siempre fue lo de menos. Es pegajosa pero… no podía creer que una mujer así de bella existiera,”cantara” y bailara tan bien… luego; pasaron un par de años y llegaron los VMA’s del 2001; salio a bailar con la serpiente y wow…

Ese día yo creo que ni uno de sus bailarines fue gay. Gracias a la combinación de lo innecesariamente over the top pero increíblemente sexy actuación.  Britney en su momento; casi todos la imaginan con la serpiente amarilla en su cuello.

Sin embargo, los fans de verdad, de los cuales me considero uno y orgulloso, consideramos su siguiente disco; In The Zone, como su mejor momento profesional. (Nota al margen, su álbum en medio de su época loca, Blackout, es el único con música realmente valiosa y bien merece la pena una escuchada completa).

Después de venir a México; después de la Britney Señal, después de I’m Not a Girl not Yet a Woman….Estuvo desaparecida unos años y regresó; completamente mujer.  Lo hizo en un evento para la NFL y en mi opinión, considero a esta mujer, a la que aparece en este video, a la mejor Britney de toda la historia.

Fue la primera vez que cantó Me Against The Music en público. El que sería su primer sencillo. Había comenzado a fumar y comenzaba a tomarle el gusto a los Cheetos y a la fiesta y se notaba en su voz.  Imaginen el setup. El kickoff de la temporada de la NFL, la mujer más cotizada de la música; la a música fue en vivo, ella canta en vivo… y bien. Es la perfecta representación de todo lo que representa Britney Spears…y creo que merece ser conocido por más personas.

Es la única vez en toda su carrera en la que ella estuvo realmente en control. Después de esta genial actuación, pasó el beso con Madonna y la versión de la canción que llegó al álbum, acompañada de ella, es para muchos una mera acotación. Desafortunado.

Luego, para el colmo, Kevin Federline pasó, Chaotic se filmó y publicó –en resumen, un documental de Britney y Kevin pachecos por Europa– y luego, el 2007 y el paraguas y la razurada de cabeza…

Ojalá lo disfruten… y si no, póngale en mute. 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.