¿Qué es lo más raro que tienen en su colección? Ahora, multiplíquenlo por dos y pónganle un par de portadas espectaculares de lo cheesy que están. Este par de discos son: una reedición de una banda japonesa de new wave y un soundtrack falso de una película Bollywoodense hecho por un ex-integrante de Yellow Magic Orchestra y, en secreto, son de los discos más absurdamente divertidos que podrás escuchar este año.

Comencemos por Mariah y su Utakata No Hibi, el disco salió en 1983 en un sello chiquitito que se llamaba Better Days (donde también editó Ryuichi Sakamoto de YMO, por cierto.) Es el último disco de Mariah, que no es una solista, sino más bien el proyecto de  Yasuaki Shimizu.

Durante muchos años fue de esos discos que pasaban de coleccionista en coleccionista, Prins Thomas lo metió en un mix, salió otro track en una recopilación del sello Claremont 65, vamos, era uno de esos secretos a voces sobre del que todos iban con no tan buenos resultados, era realmente muy complicado hacerte con una copia. Hasta que Palto Flats logró lo que todos alguna vez quisieron hacer: re-editarlo.

El otro disco es de Haruomi Hosono y nunca ha sido re-editado nunca, razón por la cual una copia te sale a partir de los 60 0 70 dólares (en estado decente) y llega hasta los 3,000 pesos si está en muy buen estado (sin gastos de envío, pa’cabarla de chingar.) Es una de las colaboraciones más raras del mundo, porque Tadanori Yokoo es un ilustrador, no un músico. Es además un OST falso para una película de la que sólo hay una ilustración (la portada del disco, que fue lo que hizo Yokoo,) pero eso sólo le suma a la leyenda de Cochin Moon, la vuelve todavía más cool e inasible.

En general no descargo nada de manera ilegal, pero en casos como este disco que ya no se edita, es muy caro y los que están haciendo negocio ya no son los músicos (e ilustradores) originales, sino unos pocos vendedores de Discogs con precios exhorbitantes… La verdad es que no los señalaría con un índice flamígero si lo encuentran en algún Blogspot.

Eeeeen fin, ojalá se animen a comprar este reissue de Mariah, vale mucho, mucho la pena.

Leave a Reply

Your email address will not be published.