Quien ésto redacta, Chuck Pereda, siempre ha hecho hincapié en que NO puedes decir que gusta la música dance y ser racista u homófobo, el hecho real es que la música electrónica para bailar sale directamente de los clubes neoyorkinos en los que gays latinos y negros buscaban un refugio de una sociedad que históricamente habías sido horrible con ellos (todavía se creía que la homosexualidad era una enfermedad a curar en asilos psiquiátricos.)

Pero, siendo tan rica la historia de la música electrónica gay, me parece un poco trillado que la celebremos oyendo los tres mismos tracks siempre e incluso con temas de gente que hurtó descaradamente a los gays, apropiándose a la mala de expresiones cien por ciento queer y descontextualizándolas, quitándoles todo rastro de su origen. Dj Sprinkles al respecto de por qué no toca Madonna en sus sets:

‘Cuando Madonna salió con su éxito “Vogue” sabías que se había acabado. Había tomado un fenómeno específicamente queer, transgénero, latino y afroamericano y había borrado completamente el contexto con sus letras, “no hace diferencia si eres blanco o negro, si eres un chico o una chica.” Madonna se estaba metiendo toneladas de dinero, mientras que la Reina que le había enseñado como bailar vogue estaba sentada frente mío en el club, estresada, deprimida y en bancarrota. Así que si alguien me pedía “Vogue” yo les decía, “No, esta es una zona libre de Madonna, y mientras yo esté mezclando tú no tendrás chance de voguear con el reflejo pop, descontextualizado, cosificado, corporativo, liberal, neutralizado, asexualizado de la realidad de este dance floor.’

Acá un pequeñísimo playlist con algunos pioneros gay de la música dance:


Larry Levan es tal vez el dj más influyente de todos, punto y este era uno de sus más grandes himnos en el Paradise Garage, el reducto gay donde Keith Haring, Bette Midler y, pues sí, Madonna, solían hanguear.

Tres héroes queer juntos en un sólo track: Hercules & Love Affair, AHNONI (cuando era Anthony Hegarty) y Frankie Knuckles. Nuff said!

Le1f es, junto con Mikky Blanco, Cakes da Killa y una pandilla súper variopinta de raperos, la punta de lanza del rap queer.


Acá la importante no es Maya Jane Coles, sino Kim Ann Foxman quien saliera de la desbandada de Hercules & Love Affair y es una de las productoras/djs más prominentes del mundo queer.

Azari & III (Azari and Third,) fue uno de los proyectos más interesantes que, por azares del destino, ya no funciona como grupo, pero sigue produciendo tracks por separado.

Así pues, la invitación es a que escuchen siempre más cosas, Madonna no tendría por qué ser un ícono gay y por flojera siempre le hemos dado ese lugar. A la mejor es hora de que no se meta más dinero por los streams que le genera el día mundial contra la homofobia#JustSaying

Leave a Reply

Your email address will not be published.