Esta semana trascendió algo de verdad muy importante en el mundo de la música: Lazaretto de Jack White es el primer vinilo en romper el récord que había dejado en 1994 el Vitalogy de Pearl Jam. Esto quiere decir que POR FIN un porcentaje considerable de la población entendió una cosa que nosotros, los “audiófilos,” sabíamos desde siempre: EL MP3 SUENA HORRIBLE.

Pero, el hecho real, es que nadie nace sabiendo de formatos y casi todos dejamos de comprar vinilos durante un tiempo porque el mercado (en México sobre todo) apuntaba para ir hacía allá. Sin embargo, los vinilos están de regreso desde hace rato y actualmente comparten el espacio de las tiendas en línea con otros formatos y hasta hay sellos que sólo editan cassettes, un formato que muchos ya ni siquiera tienen en dónde escuchar. Así que decidimos hacerte una guía práctica de formatos para que no te vean la cara.

Vinilos y cassettes.- Muchos juran que los vinilos son el Sagrado Grial del sonido y sí, es parcialmente cierto, pero tienen sus bemoles: no todos los vinilos suenan igual de bien y no toda la oferta vale la pena comprarla a ciegas. Empecemos por decir que vinilos y cassettes son métodos de reproducción destructiva y con cada reproducción el radio entre sonido y hiss* se va inclinando más hacia la estática, pero donde le ganan a CDs y MP3 es en que no son un sampleo (o muestreo) del sonido real, son el sonido real y bien masterizados (y en el caso de los vinilos impresos sobre vinil virgen de 180 gramos) suenan como Dios si bien los cassetes tienen un mayor porcentaje de hiss, pero eso es justo lo que les da más mojo.

Qué buscar: Ediciones que estén bien cuidadas, es casi seguro que te dejarán escucharlos antes de comprar y tendrás que confiar en tu oído. Evita comprar cassettes de segunda generación, es decir, grabados de otros cassettes y dale preferencia a los de cromo.

CDs.- Es muy triste, pero las disqueras independientes que editan en Bandcamp casi nunca editan Glass Master CDs y, la neta, los CDrs son prácticamente iguales que MP3. ¿Por qué? Un glass master quiere decir que cada uno de los CDs está “impreso” directamente de un master de cristal y que por ende tienen más calidad que un CDr, que no es más que un quemado… Un quemado como el que puedes hacer con tu compu. Donde pierden los CDs contra vinilos y cassettes es en que no contienen las ondas sonoras enteras, sino un sampleo que el común denominador de la gente (de verdad así lo hicieron) no podría distinguir del sonido real, es decir, son como un “sigue los puntos para formar el dibujo” pero del mundo del audio y toman una serie de muestras del sonido tal cual como sale del estudio de grabación para convertirlas en unos y ceros, el lector del CD luego las junta con más información que le permite crear un promedio y “rellenar” los vacíos informáticos.

 
Qué buscar: que sí sean glass masters, es decir, el estándar si compras en Mix Up o Amazon, pero no en las independientes que venden en Bandcamp, en caso de que no lo sean mejor ahórrate los gastos de envío y bájalos en FLAC.

FLAC, ALAC, LOSSLESS y WAV.- TODOS están mame y mame con los FLACs en redes sociales pero no todo está padre tenerlo en FLAC, ni siquiera es muy necesario, la neta. Pero bueno, qué son todas estas siglas tan rimbombantes, son formatos de audio sin pérdidas y, para estar más claros, sepan que un CD cabe enterito en un FLAC pero un FLAC HD no cabe dentro de un CD. ¿Ok? Esto quiere decir que hay FLACs que son idénticos a un CD y sí, suenan mejor que un MP3, pero además hay otros FLACs que suenan por encima del nivel de un CD, tienen muchísima más información y son el equivalente aural del Blu Ray. El tema es que no todos los FLACs son HD y que además estos formatos no se pueden oír en un iPod; sólo algunas marcas como Sony, Bowers & Wilkin’s y el rockero Neil Young tienen estéreos y reproductores portátiles que los pueden tocar (el de Young se llama Pono y todavía no sale a la venta,) el resto de nosotros tenemos que oírlos en la compu bajando programas como VLC o Foobar.

Qué buscar: si quieres tener files de audio con calidad de CD compra FLAC, pero nuestra recomendación sería que te vayas hasta la cocina y busques música en HD en tiendas como Qobuz, HD Tracks y Boomkat. Sólo fíjate que diga HD en algún lado.

MP3.- Es el formato más chafa de toda esta lista y, como hasta en los perros hay razas, puede ir de decente (320) a calidad “audio-de-microbusero” (de 96 hasta 32, que sí suena OJETE.) La razón por la que suenan un poquito peor que todo es porque, para que pudieran ser comercialmente viables con las velocidades de navegación del pasado, se codificaron para pesar lo menos posible y se vuelan todas las frecuencias que están enmascaradas, esto es, tu oído puede escuchar sólo cierto número de cosas por vez y los que inventaron el MP3 lo que hicieron fue quitar todas esas cosas que un promedio de personas (que pa’ ser sinceros sí hicieron un censo entre gente normal y especialistas de audio) supuestamente no escucha por este fenómeno del enmascaramiento del sonido.

Qué hay que buscar.- No mucho, la verdá, pero que estén a 320 te garantiza que suenan bien a secas por más que le subas al audio como lo haría un dj en un antro.

Y, bueno, ya que estamos en esas: si no eres dj y no estás tocando en un antro NO LE SUBAS AL AUDIO, lo primero que un audiófilo te va a recomendar SIEMPRE es que escuches las cosas a un nivel en el que esté todo nítido, irse pa’rriba sale sobrando y pa’bajo no escuchas todos los detallitos.

Ahora sí, eres libre de comprar lo que quieras a sabiendas de que todos los formatos tienen una razón de ser y sirven para algo muy específico. Nosotros compramos los discos mezclados en CD (y en general casi todo lo que suene como un solo track, como es el caso de algunos discos de ambient) los vinilos sólo si están remasterizados y bien impresos, los cassettes cuando creemos que algo suena mejor con hiss, los FLACs sólo para cosas que estén SUPER BIEN masterizadas (piensa en Rashad Becker) o en HD y MP3 el resto del tiempo.

*Hiss.- Es el nombre onomatopéyico de sonido que se oye debajo de la música en vinilos y cassettes, se va haciendo más presente con el paso del tiempo sobre todo si los reproduces mucho o no los cuidas bien.

6 Responses

  1. Fucktricio

    Saludos. Buscando algo de información respecto a viniles prensados actualmente, tope este artículo muy entretenido y claro. En muchos foros y artículos he leído comentarios diversos sobre los formatos digitales, y como muchos defienden al vinilo por encima del CD por el sonido. Pero creo que eso puede ser algo subjetivo ya que hay vinilos prensado actualmente o re-ediciones en 180grs que suenan muy bien, muy nítidos y cristalinos, claro que depende mucho el tocadiscos que se tenga, y hay ediciones originales de la época que suenan muy bien y otros no tienen buena calidad de sonido. Yo tengo algunos que se manufacturaron en los 80´s en México y son vinilos de mala calidad, muy delgados y con perdida de detalles. Y he comprado algunas re-ediciones y suenan bastante bien.

    Sobre los mp3 he dejado de descargar desde hace un buen tiempo, solo cuando quiero escuchar un disco antes de comprarlo. Hay mucha gente descargando en FLAC y MP3 a 320kb, pero yo que suelo escuchar música en audifonos y a veces a alto volumen siento que hay momentos en que cansan al oido, incluso si le bajo el volumen, no se suenan demasiado fuerte a veces esas remasterizaciones en CD y pierden detalle. Hay pocas ocasiones en que algún CD remasterizado me ha gustado por su sonido superior. Hay mucha gente actualmente comprando vinilos porque se dejan llevar por comentarios de vendedores de que las primeras ediciones son mejores y aprovechan a venderlas muy caro y la gente lo paga, pero honestamente hay mucha gente que no puede notar una diferencia, creo que se requieren de años de escuchar música para “educar” al oido y poder notar una diferencia. Desafortunadamente, por un lado, el vinilo se ha vuelto una moda para muchos, pero por el otro esta el beneficio de que salen re-ediciones bien hechas y nueva música se edita en el formato y para los amantes de la música es algo bueno. Interesante artículo, ya estando aquí creo que leere otros y visitaré con frecuencia la página. Patricio.

    Reply
    • Chuck Pereda

      Es que el otro gran truco de la calidad de los vinilos es si están: impresos o rayados y, si es el caso de que estén impresos, que las impresiones sean del máster original o una copia de un disco impreso del máster. En México nos mandaban un disco impreso del máster y nosotros le sacábamos un negativo del disco y de ahí imprimíamos todas las copias, ésto nos restaba volumen y calidad.

      En cuanto a las reediciones en CD o vinilo, yo me fijo mucho en lo que el artista dice de sus reediciones: Roxy Music ODIA unas suyas porque las hizo la disquera sin su autorización y no consideran que las hayan hecho bien. La primera tanda de reediciones de los Beatles en CD era espantosa, éstas segunda y tercera tandas que están en mono están mucho más cuidadas además de que son las mezclas a las que sí se quedaban los Beatles porque lo raro en aquel entonces era el stereo, el común denominador era el mono. Los Beatles se iban cuando los ingenieros terminaban de mezclar en mono y la mezcla en stereo la hacían los inges (que en ese entonces usaban bata) solos.

      Son muchas cosas, pero lo que me da gusto es que la gente empiece a regresar a que las cosas suenen bien y no a oír un pinche video de youtube como animales. Ja ja ja ja. Gracias por tus comentarios!

      Reply
  2. EUGENIO LOJERO

    Un CD almacena información digital (unos y ceros representados por zonas que reflejan y zonas que dispersan la luz de un láser), la calidad de la señal de audio almacenado en un CD nada tiene que ver con la forma en que se fabricó. Da lo mismo si fue impreso o si fue quemado. La comparación que haces con un MP3 no tiene sentido.

    Reply
    • Chuck Pereda

      Claro que tiene que ver, un CD está impreso con la información como se hace con un vinilo, el CDr es “quemado” sobre una tinta especial que reacciona al láser. La principal diferencia estriba en la calidad del CD que vayas a quemar encima de, hay diferentes calidades y esa es una de las razones por las que no todos los estéreos son capaces de leer quemados, luego está qué tan bien lo quemes tú porque (sin duda lo sabes) hay diferentes velocidades y diferentes calidades de importación… El estándar son los CDs, los CDr (dependiendo de qué tan bien los quemes) pueden sonar igual o menos bien, los MP3 dependen también de cómo los importes, pero tanto CDs, CDrs como MP3 ya fueron rebasados hace mucho, si lees un libro como Perfecting Sound Forever te puedes dar cuenta de lo arbitrario que fue todo durante su creación, desde los minutos que admiten de audio, hasta el número de muestreos, el SACD no pegó, pero el FLAC tiene muchísima más información que un CD y, en algunos casos, que un SACD. Ahora, siempre es cosa de oído, yo tengo CDrs que suenan mejor que CDs originales y vinilos que suenan tan mal como un cassette muy viejo, así como no valen la pena TODOS los FLACs namás por ser FLAC.

      Reply

Leave a Reply to joe Cancel Reply

Your email address will not be published.