So pretexto de que es cumpleaños de uno de los modistos más famosos, classy y que todas las morras se quieren dar a pesar de que es gay, Tom Ford, estamos revisando su famosa lista con los 15 ítems que todo hombre debe de tener, a ver si es cierto pero, sobre todo, pa’ checar que siga estando vigente.

La lista es tal cual:

 1. A SENSE OF HUMOUR
2. A DAILY READ OF A NEWSPAPER
3. A SPORT THAT YOU LOVE AND ARE GOOD AT
4. TWEEZERS
5. A GOOD COLOGNE THAT BECOMES A SIGNATURE
6. A WELL-CUT DARK SUIT
7. A PAIR OF CLASSIC BLACK LACE UP SHOES
8. A SMART BLAZER
9. THE PERFECT PAIR OF DARK DENIM JEANS
10. LOTS OF CRISP WHITE COTTON SHIRTS
11. ALWAYS NEW SOCKS AND UNDERWEAR – THROW AWAY THE OLD ONES EVERY 6 MONTHS
12. A CLASSIC TUXEDO
13. A BEAUTIFUL DAY WATCH WITH A METAL BAND
14. THE PERFECT SUNGLASSES
15. PERFECT TEETH. IF YOU DON’T HAVE THEM, SAVE UP AND GET THEM FIXED

Vamos punto por punto, empezando por:

1.- Sentido del humor: Puta, es lo menos que podemos tener en este mundo si queremos llevarla más o menos tranquila, el tema es que en México somos muy buenos para burlarnos de los demás, pero turbo mamones para tomarnos a nosotros mismos a la ligera y no tanto como “Mexicanos,” ahí no tenemos tantos pedos, sino me refiero a Chuck Pereda o a ti, como quiera que sea que te llames, querido lector. Aprende a no tomarte con mortal seriedad y a reírte de tus/nuestras pendejadotas. Todos las cometemos.

2.- Una lectura diaria de un periódico: Más vigente que nunca porque, si uno lee la tuitósfera, se lleva un panorama chueco y espantosamente mal informado de lo que está pasando en el mundo: sí, Peña Nieto es sorprendentemente pendejo, pero el dólar tiene también que ver con el precio del petróleo, la sobreproducción del mismo y muchos otros factores (Peña incluido, obvio,) pero no exclusivamente el Calceta Gate. Leer VARIOS periódicos diarios, de tendencias muy diferentes entre sí, te da un panorama más real de lo que está pasando y relaja tu raja (si eres como yo de preocupón,) pero además: es por CULTURA GENERAL, por tu bien deja de opinar como taxista, con puro pinche lugar común.

3.- Un deporte que ames en el que seas bueno: Ora que me lastimé la espalda estuve yendo a nadar y, chingao, está bien padre nadar. Practicar un deporte como amateur en el verdadero sentido de la palabra: como alguien que AMA algo y lo hace porque tiene ganas de, te genera endorfinitas que combaten el mal humor, te sube la capacidad pulmonar (cosa que nos hace un paro a todos los que vivimos en ciudades,) y tal vez no te dé las nalgas de Nadal, pero por lo menos no vas a caer muerto de un infarto como Gordínez vil.

4.- Tweezers: Bahahahaha, yo tengo, pero es que me salen pelos en los lugares más insospechados y, si bien ya me resigné a ser muy peludo, sí me gusta tener cierto control para no pasar de humano a Australopithecus. Bah, entiendo que se burlen de los metrosexuales, entiendo que sean retrosexuales, entiendo los pros y los contras de quitárselo todo o dejárselo todo, sé que hay morras a las que les dan asco todos los pelos que me dejo, pero yo lo hago por mí. Aunque debo decir que, en mi opinión, esta moda de los hombres lampiños es un tema más de modelos de revista que de hombres reales: como decía el conductor de The Marriage Ref, “men are like Chernobyl bears, with patches of hair in weird places.

5.- Una colonia buena que se vuelva tu sello: Nunca menosprecies el poder de atracción de oler bien, NUNCA.

6.- Un traje oscuro con buen corte: Vivimos en una época en la que los jeans, que son ropa de trabajo manual (tipo taller de coches,) no ropa para ir a una oficina, representan un esfuerzo sobrehumano y la gente, de plano, se va en pants (ropa deportiva) o pijama (ropa de cama) al Huequito (tú sabes quién eres.) A mí sí me bajonea, cuando veo películas en blanco y negro y los cabrones andaban de traje, gabardina y sombrero siempre, sí pienso que eran tiempos mejores, por lo menos todo mundo se veía bien y sí, está de la verga juzgar a la gente por lo que trae o no puesto, pero un mínimo de decoro para con uno mismo debería ser el estándar… no al revés. Cuando la regla es verse mal para encajar, algo está muy pendejo.

7.- Un par de zapatos clásicos con agujetas: Que se traduce en unos Oxford. Los zapatos buenos, como las plumas y los relojes, se heredan; yo heredé de mi papá unos bostonianos que usaba en la preparatoria y que eran de una casa de ropa para caballero del centro, muy posiblemente de Casa Rionda. Tira esos pinches zapatos de punta cuadrada, tira los zapatenis Skechers, no es cierto que usar zapatos de piel sea incómodo, es sólo que a diferencia de los Converse (que sí son incomodísimos,) no has usado los de piel el tiempo suficiente para que se amolden a ti. Una vez que los domas, son lo más delicioso.

8.- Un blázer pulcro: El otro día vi salir del gym a un señor ya grande con uno de esos blázers que son como sudaderas con corte de saco… Sentí que habíamos enfermado con nuestras chingaderas a una generación que ya la había chispado. Una vez más, los blázers ya son pa’ echar la hueva, son los sacos que usa la gente que NO quiere usar saco, un blázer sudadera no es ingenioso, la neta nomás se ve pinche, igual el blázer que tiene hoodie. Ahora, no usen blázer si no quieren, pueden usar una chamarra tipo gasolinero de la vieja escuela, pero al chile sí se ve uno padrote con un buen saco sin estructura.

9.- El par perfecto de jeans obscuros: Sin cortes de moda, sin campana para bota, sin costuras gigantescas en el culo (True Religion,) los jeans perfectos son el puto pedo y te ves como para levantar unas papayas y así.

10.- Muchas camisetas blancas frescas: Otro básico del guardarropa masculino que siempre es práctico tener.

11.- Siempre calcetines y calzones nuevos -tira los viejos cada seis meses: No TAN así de estricto, yo siempre compro 7 y 7 pares: tengo 7 pares de colores y 7 pares blancos y me duran muchísimo porque tardo un buen en regresar a un par, pero calzones y calcetines en los hombres son algo que las morras sí ponen a revisión, no que se esperen a que estés jetón para checar uno por uno, pero digamos que los vatos que tienen puro calcetín blanco (deportivo) con bújeros, sí son comunicados INMEDIATAMENTE a todas sus amigas porque las morras se cuentan TODO entre ellas (sí, todas sus amigas saben cuánto mide tu pizarrín.)

12.- Un smoking clásico: Lo tendría, pero el presupuesto destinado a discos siempre gana… Acá sí se la súper mamó Ford, pero es generacional, nosotros somos menos formales. Sin embargo, se los cambio por un buen look para ir a bodas, eso sí hace un paro.

13.- Un hermoso reloj de día con pulsera metálica: Tengan un buen reloj, no tiene que ser chunky como de broker gringo, namás que les guste mucho, que sea clásico y que les dé orgullo portarlo. Yo uso un weekender de Carhartt, pero siempre he querido tener un Speedmaster de Omega. Conozco a varios roqueros que usan un Rolex vintage con pulsera de piel, se va mamalonsérrimo.

14.- Los lentes de sol perfectos: OTAAAAAA… Amo los lentes, es de las cosas que más me gusta encontrar el par perfecto y ODIO los lentes rectangulares, los que son “invisibles” (que además no son invisibles, es una idea súper pendeja,) y los wrap around como de policía naco gringo. El par perfecto es mejor que una pinche armadura, te ves flawless y siempre te sentirás un poco como Bond, James Bond.

15.- Dientes perfectos, si no los tienes ahorra para unos: Pos no es tan fácil, en el clima de trabajo actual en donde no te dan ni media pinche prestación, pero el tema de los dientes es por salud: yo me estaba limando los dientes de abajo con los dientes de arriba hasta que fui a que me pusieran brackets. Luego hay dientes chuecos que se ven increíbles, mi ex tenía unos bien cool y el espacio entre dientes de Beatrice Dalle es más sexy que sus nalgas y miren que tenía buen pedorro. Eso sí, si parece que alguien les aventó granos de elote a la boca y que les quedaron unos acá y otros acullá, sí vayan a checarse porque, de seguro, están mordiendo mal.

Leave a Reply

Your email address will not be published.