Ayer, mis compañeritos de chamba  estaban cagados de la risa con un post de otra página web, “10 señales que indican que ya eres todo un hipster” se llamaba. Pero yo, que siempre soy acusado de ser el “hipster” de la oficina, ya me la sé de memoria, las ecuaciones son: ¿tienes barba? Eres hipster, ¿oyes media banda rara? Eres hipster, ¿andas en bici? Eres hipster.

El pedo es que muchas de esas notas chistinas están mal, porque así como “indie” sólo significa independiente y no es un género musical, una de las acepciones de hipster significa “new comer” y no es un estilo definido de vestirse o de hacer las cosas, puede haber houseros indie y punks hipsters o houseros hipster y punks indies (de hecho los punks inventaron el DIY, así que es casi que punks indies es una condición sine qua non.)

El término fue utilizado por primera en su forma actual por los beatniks, los beats utilizaban la palabra “hip” (muy posiblemente derivada de “hep,” una forma africana de referirse a la marihuana) para decir que un vato era cool (“a hip cat,”) pero al principio no era un término peyorativo, los hipsters eran tan sólo los fans blancos del jazz.

El tema es que poco tiempo después, los beats de primera generación empezaron a utilizar hipster para definir al latecomer. En las contra-culturas hay “early adopters” e “influencers” que son los que se trepan al tren antes de que se vuelva el tren del mame (por decirlo de alguna forma,) pero aquellos que llegan tarde a las modas y que, muchas veces, ya no son parte del core y/o no saben de qué va la moda de la que supuestamente son bien pinches fans, son los hipsters o newcomers o latecomers.

Pero acá es JUSTO donde se pone confuso porque les voy a poner un ejemplo que los va a hacer bolas, pero que si lo piensan bien, está correcto y es sumamente lógico: los emos originales eran una facción del hardcore gringo que originalmente se llamaba emotive hardcore y que era lo que tocaban algunas bandas como Sunny Day Real State, Rites of Spring y Embrace entre otras, la segunda generación eran Dashboard Confessional, Jimmy Eat World y demás… Pero algunos emos mexicanos nunca conocieron a ninguna de esas bandas porque sólo oyeron a terceras y cuartas generaciones, incluso recuerdo a unos que les decían pokemones que se vestían como emos, pero oían reggaeton y que se saltaron (no a propósito, ni de mala fe) a las bandas que iniciaron el movimiento que tanto defendían y por el que se metían en tantos pedos. En ese sentido se puede decir que esos emos súper específicos eran los hipsters del movimiento, lo que me lleva la acepción actual como la define Adbusters.

Para acabar pronto, Adbusters se aventó durísimo contra los hipsters y llegaron a la definición que a mí más me gusta: el hipster es todo aquel que adopta POR MODA el look y ciertos elementos de algunas contra-culturas SIN adoptar la filosofía de las mismas. Volvamos a los emos mexas, estos vatos no eran straight edge como muchos de los hardcoreros emotivos que pululaban por la escena en los 90, así que, BINGO, hipsters.

En fin, para que todo quede perfectamente claro, les dejo el artículo de Adbusters en esta liga y un videíto explicativo (en inglés, ustedes disculparán) que habla, sobre todo, del hipster neoyorkino. En cierta medida se podría decir que una contra-cultura es el tren y, cuando esta se vuelve una moda (y a la gente se le olvida la filosofía detrás de ésta,) es cuando pasa a ser sólo el tren del mame.

One Response

  1. Roberto

    Es lo que sucede toda la vida con tendencias culturales o escenas anglosajonas que se incorporan a culturas distintas, realmente la esencia se pierde en esa traslación… así como el imaginario popular en México define a los emos como a esos chavitos que se visten de negro y se peinan como mango chupado, los hipsters son aquellos cuates de barba y que se visten de manera un tanto estrafalaria y retro, cuando en realidad es una apropiación a medias —y muy mala— de algo que sucede en los Estados Unidos y luego se expande al mundo como industria cultural. Hace 15 años decías que Vincent Gallo era hipster aquí en México y se podía entender de la misma manera en el gabacho, ahora nos hemos quedado con la parte meramente superficial y descafeinada, pero es normal, siempre ha pasado.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.