La verdad es que qué bueno que no soy tan ocioso, es decir, que tengo cosas que hacer todos los días, porque tengo cualquier cantidad de campañas inútiles en mente: odio los Crocs, a Abercrombie & Fitch, American Eagle me da repeluzne, me choca la gente que va en pijama a comprar tacos (te estoy hablando a ti, Pia) y, bueno, de verdad creo que es mejor traer ropa interior limpia por si te atropellan, porque no vaya a ser que conozcas a una paramédica que sea luego el amor de tu vida.

Pero uno de mis múltiples pet peeves recién afloró cuando mi bromance de oficina, Karlos, me pidió consejo para comprarse unos lentes nuevos y yo le dije: “pues tú te verías cabrón con unos Clubmaster pero, hagas lo que hagas, no te compres unos lentes rectangulares… ” PUM, son los que actualmente tiene, según él (y es parcialmente cierto) son peores los rectangulares que son invisibles, a la Felipe Calderón (#RenunciaCalderón.)

calderon

Y es una de las pocas cosas que NO le perdono a uno de mis más grandes gurús de la moda: Tim Gunn. Usa unos muy parecidos que además son “transitions,” de esos que cambian de color con la luz del sol, cosa que se me hace rancherísima y como de papá. Pero, bah, Tim Gunn es el tío gay que quisiera tener y se le perdona porque está grande. Pero mi teoría es que los lentes de nuestro presidente y los rectangulares con armazón de metal o mica son turbo Godínez y mandan este mensaje de “no quiero usar lentes,” o “no me importa tomar una decisión al respecto, denme lo que todos están usando.”

“El rostro es una obra de arte, merece un gran marco” es el lema de LA Eyeworks (de hecho, los Clubmasters que le recomendé a Karlos son de LA Eyeworks.) Todavía me acuerdo del día que llevé unos lentes Paul Frank a graduar a Ópticas Lux, son gigantes y la señorita de Lux me dijo: “¿de verdad te quieres hacer estos lentes?” Cosa que me pareció una impertinencia, no es asunto suyo, la neta, pero además, el día que pasé por ellos, los demás clientes me veían con ellos puestos como si estuviera cometiendo una afrenta a la hermandad de los lentes rectangulares… Así que, lo diré con todas sus letras: LOS LENTES RECTANGULARES NO SE LE VEN BIEN A NADIE.

Se le ven bien a los chinos y japoneses por la forma de sus ojos, esto lo constaté en Japón.

Pero acá pareciera que les da oso usar algo más complicado que eso y muchas veces se verían mejor con lentes más grandes y, no sé (una idea alocada y radical,) de MICA que NO sea TRANSPARENTE. En fin, les paso una rapidísima guía con algunos de los modelos más icónicos de lentes que, obviamente, están muy en el desuso porque qué puto oso que la gente sepa que usas lentes para ver… Qué dirán, no, no, tú ponte tu polo de Abercrombie y no intentes ser diferente.

Los Clubmaster.- Originales de Ray Ban, famosos por ser los de cajón de los Kennedy y por salir en The Lost Boys. Son un clásico y se ven muy bien con lentes de aumento. Aquí los vemos en la cara de Rashida Jones.

yeah

Los Wayfarer.- También de Ray Ban y medio vapuleados por ser el number one choice de la hipsteriza internacional. Cosa que se arregla fácilmente, yo me gradué unos Frogskin de Oakley, pesan todavía menos y son muy similares. Son clásicos, así que nunca pasarán de moda, si bien se volverán menos populares eventualmente.

way

Los lentes redondos, Harry Potter style.- Yo tengo unos de estos vintage, son Polo de los años 40 y jamás pensé que me quedarían bien, pero me gusta mucho cómo se me ven, tanto así que tengo otros dos modelos de lente circular: uno metálico recubierto de plástico color carey (con anteojos de sol que se le sobreponen) y uno de mica azul transparente que tiene unos pequeños serifs en la parte de arriba.

IMG_5860

Perdonen si la mesa se ve medio sucia, se me cayó un vaso de leche en la mañana y creo que el trapo con el que limpié no estaba TAN prístino. Anyhoo, esos son todos mis lentes redondos.

Los aviadores de metal y mica.- Yo tengo unos aviadores Garret Leigh cuadrados a la Steve McQueen y me siento EL vato más cool cuando me los pongo, pero son con lentes cafés (de esos que te hacen ver todo como si estuvieras en un día muy soleado  en Oaxaca,) aún así mucha gente (el imbécil de Terry Richardson incluido) los usa oftálmicos y, si bien no a todo mundo le quedan, el que es capaz de aterrizarlos sí se ve bien mamón. Estos están increíbles:onguard

 

 

Aquí sí se vale jugar con los degradados, unos lentes que vayan de rosa oscuro a claro, como de gángster. Claro, lo repito, necesitas ser bastante gutsy para salirte con la tuya usándolos así, pero la vida es de los que se atreven a hacer pendejadas como estas. Just do it y en una de esas te ligas a la que siempre te gustó.

Los Cazal.-  Los que llevé a graduar que tantos mal viajes provocaron en Ópticas Lux, son la copia que Paul Frank hizo de estos lentes clásicos del NYC de los 70 tardíos, ochenta tempranos. Neta, si te topo en la calle con estos lentes puestos, te me voy a los abrazos porque son la puta hostia y saltaste ipso facto a mi top de la gente más cool en el planeta. Top en el que está Tom Ford, por cierto.

cazal607.jpg

Así que NO le tengas miedo a los lentes que SE VEN. No te pasa nada, más allá de que se te ponga pendeja la señorita de Ópticas Lux. Ve a la Lagunilla por unos Cazal (namás hazte turbo pendejo, porque saben que son buscadísimos) o a Dr. York por unos lentes vintage o unos nuevos, no son tan caros como todo mundo cree que son y te asesoran muy bien, también está Suéter y hasta en las ópticas normales encuentras más opciones que los teeeeeepecos lentes rectangulares. Sólo atrévete a ser diferente, está bien verga y tiene más pros que contras, digo, para empezar tu culo nunca dirá Juicy Couture.

Leave a Reply

Your email address will not be published.