Me acuerdo perfecto del día en que levantaron el toque de queda por la influenza en México porque estaba yo formado en un Starbucks y el vato justo adelante de mí había salido en pijama, valiéndole verga, total nadie se iba a dar cuenta.

Y me choca que yo no puedo ser así, a mí mi mamá me dijo que siempre había que traer ropa interior limpia en caso de que te atropellaran, no vayan a pensar los paramédicos que eres un cochinote. Pero, independientemente de los paramédicos, sí puedo atestiguar que tiene sus grandes ventajas: mi morra es igual que yo y me gusta pensar que no podría haber cerrado ese trato si el día en que nos flechamos me hubiera lanzado de pants a la fiesta en la que nos conocimos.

También me ha pasado que me encuentro a gente importante para la chamba en el aeropuerto y justo no soy ese güey que anda con Crocs y playera de la selección porque “hay que viajar cómodo” o que el fin de semana, mientras paseo a los perros de mi morra, me encuentro a alguien de mi prepa y, mientras yo voy casual, pero muy coordinadito, a mi ex compañero parece que la vida lo agarró a chingadazos.

En fin, el hecho real es que los límites entre lo cómodo y lo formal se van difuminando y, claro, habrá que ver qué tantas de estas prendas pasan a la posteridad, pero por suerte para los huevones, ya hay varias opciones para echarla durísimo sin que parezca que te escupió la cama al mundo. Acá algunas:

Los jogger pants.- Una apropiación del sneaker freaker, estos pantalones originalmente son para corredores quienes necesitan tener rápido acceso a sus agujetas cuando están ejercitándose, pero los fans de los tennis se los robaron porque lucen mejor sus cacles así. El resto del mundo los usa porque su corte maquilla muy bien el hecho de que son sólo un par de pinches pants comunes y corrientes que, bien combinados, se ven muchísimo más formales de lo que realmente son. Hazte de este par acá.

pants1

Drop crotch pants.- Los famosos pantalones zurrados de Biebs. No sólo los usan los douchebags como Will I Am y Justin Bieber, originalmente regresaron de los horribles años noventa gracias al trabajo de diseñadores como Rick Owens o Mancandy (ambos hicieron drop crotchs de piel,) pero acá no pegaron y el rack con drop crotchs de H&M estaba lleno, como también el de Zara. Son comodísimos, pero cuando los usas estás haciendo un statement y necesitas tener el resto del look, por ejemplo: Rick Owens mezclaba estos shorts con unos mallones en negro metálico, vamos, no todos pueden rockear estas prendas, se necesita un chingo de actitud. Date estos chores acá.

pants2

Tailored sweatpants a.k.a. pants.- Que el “tailored” no te engañe, son pants y ya, claro, unos pants con muy buen corte que, en tiempos recientes, hemos visto mucho en gente como Kanye West quien los mezcla con un finísimo abrigo color camel y una hoodie. Parte del chiste de salirte con la tuya a la hora de usar pants para ir a una junta en domingo es qué tan bien los combines con otras piezas más formales. En estas prendas, el corte es todo y el chiste es que sean entallados como si fueran unos jeans skinny, pero sin llegar a ser unos mallones o unos meggins. Acá puedes armarte con estos panx.

Screen Shot 2014-10-28 at 1.49.07 PM

Cargo pants.- El otro día mi morra me preguntaba que por qué los gringos siempre usan cargo shorts en vacaciones. El tema de los shorts y pantalones cargo no es tanto que sean un fashion faux pas, es la talla: SIEMPRE LOS USAN GIGANTESCOS. Actualmente hay muchos mejores cortes que, para empezar, son skinny y sin ningún tipo de camuflaje porque, adivinen qué, no todos somos militares y no necesitamos escondernos del enemigo, así que un par de tu talla en colores neutros como azul marino, khaki o gris puede ser un look perfecto para el fin de semana. Estos cargos se venden en esta liga.

pants4

Chinos.- También conocidos como Dockers, que es un poco como decirle Kleenex a los pañuelos desechables, el caso es que incluso Dockers (antes la marca por antonomasia del papá sin onda) ha ido mejorando sus cortes y colores y, si bien no somos fans de esos oficinistas Zara en cuyos chinos parece que vomitó un arco iris, sí nos gusta que hayan más opciones como mostaza o verde militar. Un par de estos de buena calidad, como unos Carhartt que compré hace más de seis años (y que siguen idénticos los malvados,) deberían de ser tu uniforme del fin de semana: con una chamarra de mezclilla y una sudadera que quepa bien debajo de ésta estás más que armado para verte presentable sin dejar de estar cómodo. Acá los chinos.

Screen Shot 2014-10-28 at 1.32.18 PM

Leave a Reply

Your email address will not be published.