Ernesto, tienes que aprender a relajarte” te dice tu mujer. “Ay, Sandra, es que cómo no te va a pasar ésto si no te sabes relajar” te dice la suegra. “Por el amor de Dios, Sofanor (ya no se me ocurrió otro nombre,) relaja la raja, te va a dar un infarto” te dice toda tu banda y tú… Pues más allá de irte de vacaciones con todo pagado, nomás no se te ocurre qué hacer para “relajarte” y no tener el cuello tenso como trampolín olímpico.

Es todo un tema, todo mundo nos ha dicho hasta el cansancio que hay que trabajar duro, pero esto es algo relativamente fácil de hacer porque tiene una mecánica clara: sentarse frente a la computadora e ir despachando uno por uno los pendientes del día. Luego vamos al gym a hacer ejercicio, otra actividad súper importante, que también opera de manera parecida: hoy te toca pierna y cardio, tienes que hacer tantas repeticiones de tal y cual ejercicio más 45 minutos de caminadora, ¿pero relajarse? ¿Cómo pitos le hago para relajarme a propósito?

La buena noticia es que es más o menos como trabajar y hacer ejercicio, se puede entrenar para relajarte todos los días de manera consciente y, por extraño que parezca, tu nivel de productividad subirá solito con la enorme ventaja de que no se sentirá como algo forzado a la retiro espiritual de oficina, sino más bien será algo “orgánico” y “natural” *dicho con voz de artezángano de Coyoacán*

Acá un top que bien se podría llamar: te relajas porque te relajas, esperemos te sea muy útil:

TEN MÁS SEXO: Ese pretexto que las mujeres ponen en las telenovelas o la Cosmopolitan de “es que me duele la cabeza” tendría que ser atacado al revés, teniendo más sexo. El sexo genera endorfinas, crea intimidad con tu pareja y, oh, sorpresa, te relaja muchísimo. Un estudio con 58 mujeres de mediana edad aventó por resultados que tener sexo con su pareja no sólo les ayudaba a reducir el estrés, sino que además les alegraba el día siguiente. Así que cogiendo, que es gerundio.

HAZ YOGA: El yoga no es capaz de hacer todo lo que los instructores de yoga dicen, tus chakras no necesitan estar alineados porque no está comprobado que existan, ese resfriado que viene en camino pueque te dé hagas o no mucho yoga, pero lo que sí está más que probado es que puede relajarte. Un estudio de la Universidad de Australia estableció que el yoga tenía mejores resultados para bajar el estrés y la ansiedad que la relajación por sí sola.

RESPIRA: La única forma en la que respirar profundo no podría relajarte es si te falta un pulmón, el resto del mundo (si tenemos los dos pulmones funcionales) podemos salir de un momento de muchísima tensión sólo respirando. Tenemos un mecanismo cerebral que equipara respirar corto y rápido con un momento de mucha tensión y, si de manera consciente bajamos el ritmo y respiramos profundo, nuestro cerebro dice “ah, bueno, este güey no está tenso.” No nos crees, el libro The 10 Best Ever Anxiety Management Techniques le dedica todo un capítulo a respirar profundamente.

HAZ UNA MEDITACIÓN GUIADA: Ya lo hemos dicho con anterioridad, no todos tenemos esa facilidad de poder bajarle a “la pensadera” o “apagarle el switch al cerebro.” Los mortales comunes y corrientes muchas veces nos podemos beneficiar de un maestro que nos vaya guiando paso a pasito sobre cómo hay que meditar. El que esto redacta, Chuck, se acaba de comprar una meditación guiada muy buena Your Present: A Half-Hour of Peace: A Guided Imagery Meditation for Physical & Spiritual Wellness, pero hay miles, en todos los idiomas, de todos los precios y hasta gratis (en Youtube, por ejemplo.) Mis consejos serían:

 
-Hazlo diario.- Mientras más lo hagas, más fácil entrarás en estado meditativo

-Tenle paciencia.- No le pongas de sombrero al gato los CDs de relajación si no “meditaste” las primeras 3 veces

-Crea un espacio en tu día para NO hacer otra cosa que no sea meditar.- Puedes hacerlo en la oficina, llegando a tu casa, antes de dormir, lo importante es correr a todos y darte este chance para ti solito de estar contigo y apapacharte

-Apaga teléfonos, internet, esposa, hijos, mascotas.- Neta, es TU espacio, disfrútalo

TEN UN HOBBY: Que es otra manera de tener un espacio propio pa’ ti solito que no sea compartido con tu chava o güey y/o familia, hay gente que ama hacer Sudokus, mi cuñada hace rompecabezas de miles de piezas y mi novia tiene un club de lectura con sus amigos. Cualquier cosa que te haga tener una vida interior más rica, te puede ayudar a relajarte, piensa en tu hobby como si fuera un spa para tu chachoma. Es donde tu cerebro va a echar la hueva, saliendo del trabajo.

SI TODO FALLA, PERSEVERA: Las primeras veces que quieras relajarte te vas a sentir más tieso que tu tío de provincia en una “disco” chilanga, pero pasa… Eventualmente serás un tigre de la relajación y podrás sobrevivir un ataque zombie con una sonrisa en la boca. Sólo ten paciencia y date cuenta de que pensar “me tengo que relajar” es lo menos relajante del mundo, tienes más bien que entrarle con la idea de aprender algo nuevo que puede ser, o puede que no, disfrutes mucho eventualmente.

Ah, y un último consejo: vete a dar un masaje.

Leave a Reply

Your email address will not be published.