Un día como cualquier otro iba yo muy contenta en el chato cuando de pronto una persona – que por medidas de seguridad nacional su identidad no será revelada – comenzó a deshacerse por dentro y apestó con sus constantes flatulencias toda el área; y claro, al ir cual muégano, los ahí congregados no tuvimos más remedio que fumarnos aquel juego de aromas.

Entonces me puse a pensar que haría yo si la digestión me traicionara en una cita romántica o una entrevista de trabajo, creo que no sería la mejor primera impresión…

Para empezar, todos debemos de estar conscientes que la formación de gases intestinales es un proceso natural del aparato digestivo; el problema viene cuando se producen en exceso y nos causan inflamación y dolores abdominales. A veces logran escapar, pero otras veces no es tan sencillo.

Este exceso de flatulencias se debe a varios factores:

  • El sedentarismo
  • Los hábitos alimenticios (comer rápidamente)
  • Algunos alimentos (carbohidratos, fibra, legumbres y algunos vegetales)
  • Bebidas gaseosas
  • Masticar chicle
  • Fumar
  • La lactosa
  • El estrés

Luego entonces, para evitar que nuestro intestino albergue a las incómodas flatulencias – punes, pedos, purrún, flato, gas, aire o como quieran llamarle – es necesario lo siguiente:

ejercicio gif

1. Échate unos 30 minutos de ejercicio al menos 3 veces a la semana

 

comiendo

 

2. Come despacio y mastica bien tus alimentos para que la digestión sea más lenta y los alimentos no se fermenten en el estómago.

 

comida prohibida

3. Si tienes un día de compromisos evita lácteos, coliflor, col, pimiento, pepino, cebollas, rábanos, habas, ciruelas, uvas, carbohidratos y fibra en exceso; también procura no tomar bebidas gaseosas.

 

chicle

4. Cambia el chicle por una pastilla para refrescar el aliento; y con respecto al cigarro,  no hay más que dejar de fumar (unos cuantos punes no le hacen daño a nadie).

 

relajate

5. Bájale a tus niveles de estrés.

 

tomar agua

6. Toma mucha agua; la falta de líquidos puede endurecer las heces, esto causa estreñimiento y por lo tanto gases; así que mantén tus heces blanditas con harta agua y permítele al inodoro hacer su chamba.

Ahora que si ya estás – literal – con el pedo atorado, espera pronto mi siguiente entrega ;)

Leave a Reply

Your email address will not be published.