¡Al fin llegaste fin de semana! Todavía no nos hemos quemado la quincena así que es momento de planear en dónde vamos a destruirnos de viernes a domingo… bueno, no tanto así pero sí en dónde nos echaremos los tragos del desetrés en compañía de nuestros queridos amigos.

Ahí es en donde está el dilema: ¿serán los ‘de siempre’ o los del trabajo? Si el destino dicta que tenemos que ir con los segundos empezaremos a sudar frío y sentir un poco de ansiedad porque generalmente disfrutan de ir a ese mágico y misterioso lugar en el que otros Godínez se reúnen a disfrutar de la maravilla de ‘ser libres’… y hacer fila para entrar y luchar con decenas de personas sudorosas para llegar a su mesa y peor aún cuando estamos sedientos.

No vamos a decir el nombre de ese sitio pero estamos seguros de que todos han estado ahí y tiene sucursales en todos lados (incluso en el infierno) con todo y sus meseros disfrazados de manera ridícula.

El punto aquí no es el ambiente del lugar sino los personajes que en éste siempre encontraremos, mismos que invariablemente nos harán la noche bastante pesada si es que nos toca toparnos con ellos cara a cara, ¿sabes cómo mandarlos al diablo con una sonrisa? Estas son las personas que debes alejar de tu paso por ese bar (con sucursales en TODA la República) si lo que quieres es pasarla muy bien.

OJO: No importa si eres hombre o mujer, existen en ambas presentaciones.

1. El fanfarrón / millonario

Tiene montones de billetes (generalmente imaginarios) y ama gritarlo a los cuatro vientos. Cuando escuchamos el clásico “les mandan una botella de esa mesa”, seguro estará observando con una ceja levantada esperando a que alguien vaya a agradecerle con un beso, sino sucede se levantará o moverá de su lugar para recibir su recompensa y hablar de lo que más le gusta: el dinero.

¿Cómo alejarlo?

Si no se conforma con un “muchas gracias” y sigue insistiendo en que debemos bailar o tomarnos otros tragos en un lugar más tranquilo, debemos volver a darle las gracias y voltearnos para darle espalda, esto debe hacerlo entender que tuvo un detallazo pero eso no le da derecho a nada más.

Foto: http://entretenimiento.terra.com.pe/

Foto: entretenimiento.terra.com.pe

 

2. Chavoruco

No falta el señor(a) que nos dobla la edad y que anda viendo qué pesca. Se acerca haciendo una especie de movimiento (porque no es un baile como tal) para demostrar que la juventud la lleva en el corazón. Intenta quedarse en nuestra mesa haciendo comentarios que nuestros papás entendería bien peeeero que no nos son interesantes y, lo peor, su manera de vestir es ridícula. No acepta que ya lo alcanzaron los años.

Foto: westerndailypress.co.uk

Foto: westerndailypress.co.uk

¿Cómo alejarlo?

No hay que ser tan mala onda y dejarlo que se quede, si se convierte en un dolor es momento de hablar de cosas que no entienda. Se incomodará tanto como nosotros y se dará cuenta de que no es tan bien recibido.

 

3. Sergio el bailador

Baila y baila y baila (nada bien) y simplemente lo hace para llamar la atención de quien sea. De pronto su objetivo es nuestra mesa y, especialmente, la una de nuestras amigas quien puede hacerle caso por una canción pero hasta ahí y en ese momento se vuelve totalmente molesto más si nadie está interesado seguirle el juego.

Gif: findingravity

Gif: findingravity

 

Gif: http://elitedaily.com/

Gif: elitedaily.com

¿Cómo alejarlo?

En la mayoría de los casos funcionar decirle un “no sé bailar” con una sonrisa pero en caso de que se ponga necio con las chicas del grupo lo mejor es abrazar a quien esté cerca y decir que es nuestro novio celoso y muuuuy enfermo de la mente o que estamos con uno de nuestros hermanos experto en artes marciales.

 

4. El cazador@

Puede que odie el lugar y el ambiente pero está ahí por una simple y sencilla razón: no quiere irse a dormir solo o sola. Generalmente está en una mesa desde la que tiene vista panorámica para checar quién llega, quién se va, quién está en la barra y quién baila bien. No pierde detalle de su presa a la que llenará de atenciones para sacarle el número de teléfono y no dejarla en paz.

 

¿Cómo alejarlo?

Si te toca caer entre sus garras y te incomoda lo mejor es decir un “no me interesa” a tiempo. Si insiste bajándote la Luna y las estrellas lo que puedes hacer es decirle que no tienes ganas de socializar más allá de tu grupo de amigos, que estás saliendo con alguien, que estás casado o comprometido y eres MUUUY feliz o que prefieres dejarlo para otra ocasión. O lo más rápido, que se vaya a volar.

 

Gif: divinafoto.tumblr.com

Gif: divinafoto.tumblr.com

 

5. Despedida de soltera

Las damitas que van a celebrar que una de las del grupo cambiará su estado civil. Sí, Fulanita se nos casa y como parece que ya no volverá a salir en toda su vida sus amigas decidieron ponerla hasta las manitas para que busque con quien darse sus últimos besos libre. Suena horrible, ¿cierto?

Foto: dailymail.co.uk

Foto: dailymail.co.uk

¿Cómo alejarlo?

Mujeres borrachas y gritonas son una combinación creada en el infierno así que simplemente sonrían y hagan como que están integrados en su dinámica para, sigilosos como ninja, terminar en el otro extremo del bar. No las queremos hacer enojar, pueden ser MUUUUY peligrosas.

 

6. Pareja en llamas

Es de lo más incómodo terminar al lado de un par que no paran de tronarnos sus [babosos] besos en los oídos o que, como el lugar está tan lleno, terminan con su mano en nuestro trasero. Están en pleno rito de apareamiento pero la bronca es que hay 100 personas a su alrededor y, lo peor, es que tu quedaste justo en medio de ellos.

 

¿Cómo alejarlos?

Podemos usar nuestras técnicas festivaleras para abrirnos paso entre la multitud pero de una manera tranquila, un empujoncito leve para que entiendan que están invadiendo nuestro espacio vital, tocarle el hombro a alguno de los dos y decirle que se equivocó de cuerpo o sencillamente empezar a bailar de manera que se terminen perdiendo entre la multitud.

Lo más rápido es gritarles un “get a room!!!!”, pero tal vez no escuchen… o se ofendan.

Foto: ociomaldito.com

Foto: ociomaldito.com

 

Después de estos consejos podrán disfrutar del hecho de estar con sus amigos sin importar que la música sea la misma que la de la boda de tu prima, que los meseros usen ridículos disfraces (pobrecillos) o que en las pantallas del lugar la gente se declare amor o hasta se hagan propuestas matrimoniales con faltas de ortografía. El chiste es pasarla bien.

Leave a Reply

Your email address will not be published.