Desde hace ya algún tiempo, tenía un severo interés por asistir al Cervantino o Festival Internacional Cervantino para los hipsters, esto para fines meramente educativos y culturales.

Ok… admito que sí quería ir para ver qué tal se arma el desmadre (no me llevé una mala impresión, por si se lo preguntaban).

Pero en fin, ese no es el tema. Hablemos un poco de qué tal estuvo el Festival.

Yo decidí irme un fin de semana, de los días 16 a 18 de Octubre para ser más específico, y pues estuvo bastante bien.  Preguntando a los locales me decían que había llegado en la semana “fuerte” que por la quincena y no sé qué más. En fin, yo creo que sí me tocó una semana bastante concurrida, ya que la cantidad de gente era proporcional a la cantidad de callejones que hay en Guanajuato.

Ya en el festival asistí a algunos de los eventos (los gratuitos) de la gran variedad que había, entre ellos, proyecciones de cine en la Universidad de Guanajuato, conciertos y presentaciones en vivo.  Hubo algunos eventos bastante destacables como el concierto de música electrónica que tuvo lugar en la plaza “Los Pastitos”. Este concierto siento que fue de los mejores porque se desarrolló en un espacio abierto, lo suficientemente grande para que estuvieran ahí bastantes personas, en cambio algunos eventos se gestan en lugares mucho más cerrados y pequeños.  Creo que está muy bien el hecho de que incluso el Cervantino se esté abriendo a las nuevas generaciones y más en un ámbito como lo es la música.

Retomando un poco lo que mencioné antes, también asistí a proyecciones de cine. Está bastante cool, montan una pantalla gigante y tu disfrutas de la peli desde las escaleras de la Universidad de Guanajuato. Estas fueron las que a mi me gustaron más, pero había otras que eran en teatros.

Debo admitir que me encantó: el ambiente, la gente, los lugares; creo que definitivamente es una de las mejores temporadas para (como en mi caso) conocer Guanajuato en toda su expresión y eso es excelente por que no todo es la fiesta, hay mucho qué visitar, qué ver y qué disfrutar. Durante el festival, todas las calles del centro están decoradas con distintas cosas del festival. En las calles hay mucha gente que está disfrazada, unos de Miguel de Cervantes o casos especiales como Jack Sparrow. Algo que también llamó mucho mi atención son estas “puestas” en escena callejeras que tratan todo tipo de comedias, dramas o hasta tragedias.

Entrando en temas diferentes, el Cervantino tiene un tema dependiendo la edición y esta vez fue “La Ciencia”, lo que llevó a que muchos de sus eventos tuvieran ese enfoque científico el cual manejaron bastante bien porque el tema puede sonar de primer entrada como aburrido o algo por el estilo, y la verdad es que nada que ver con lo que esperas, o sea sí hubo algunas pláticas y todo eso, pero estaban más enfocadas a otro público que no iba con el mismo mood que la mayoría de los estudiantes ahí presentes.

Concluyendo con esto, recomiendo bastante que si tienen la curiosidad de lanzarse al Cervantino, neta háganlo, dudo mucho que se arrepientan. En verdad es algo que vale muchísimo la pena y que les dejará demasiadas experiencias muy padres. Les repito, no sólo es el festival, también es la variedad de cosas que haces allá en Guanajuato.  Creo que es el escape perfecto aunque sea por pocos días y una gran excusa para empaparte de todo lo que el Cervantino te ofrece entre ello, claro está, el poder socializar y establecer relaciones diplomáticas con diferentes personas específicamente femeninas que vienen de diferentes partes del mundo a precisamente lo mismo que tú… Disfrutar del Cervantino.

Leave a Reply

Your email address will not be published.