¿Qué es lo más importante que tienes en tu depa? No se vale decir que tu pareja, porque queda feo tratarla como “qué” y no como “quién”; tampoco es la cama, ya que los dos sabemos que no sería la primera vez que duermes en lugares menos cómodos (ayy vaya peda la de aquel día, ¿¿eh??); claro que teniendo una cama quién necesita mesa o silla…; la TV ya no es tan necesaria con internet; y por supuesto no te las des ahora de Maestro Limpio y nos vengas con que no podrías vivir sin la lavadora o la ducha… eso déjalo para cuando te escuche tu madre.

Foto: lindosmemes.com

¿La estufa o el horno, pues? Mmmh no porque, admitámoslo, no es que sepamos preparar platos de alta cocina, pero caliente, caliente… nunca mejor dicho. ¡¡¡EL MICROONDAS!!! (ok, sí, ya lo sabías porque venía en el título, te creerás muy list@… ¬¬ )

Te sirve para calentar la leche, hacerte un café o té, ‘preparar’ una pasta rápida de Maruchan, recalentar el tupper de tu madre o abuela, hacer palomitas, descongelar cualquier comida (porque se te olvidó sacarla la noche anterior… otra vez, obvio), ‘hacerte’ una pizza o hasta calentarte las manos en una fría noche de invierno.

Por eso te traemos unos pocos trucos para que aproveches al máximo este grandioso invento para adolescentes, jóvenes y flojos. Ahí van:

-Una comida calentada perfecta y uniformemente: qué fácil es agarrar el tupper con la comida de mamá o la que te sobró de ayer, volcarlo en un plato, meterlo al micro y a la boca. Pero a veces queda algún trozo o alguna parte que no pasa de templada y aggh, mezcla de temperaturas. Para que no suceda eso, deja un espacio en el centro del plato: el calor entrará también ahí y se repartirá mejor.

Foto: news.distractify.com/

Foto: news.distractify.com

-¿Cansado de la pizza chiclosa?: sabemos que te da hueva usar el horno y que el micro es mucho más sencillo y rápido. Pero admitamos que la pizza sale con una textura de chicle cosa mala. El truco esta vez es introducirla junto a un vaso con agua para que quede un poco más crujiente. ¿Qué cuál es la explicación esta vez? Ni idea. Nosotros te damos el truco, no nos pidas investigaciones científicas.

-Cabe más de lo que crees: ¿tu micro es más bien pequeño y no logras meter dos cosas a la vez? Bueno, nadie dijo que debían estar a la misma altura… Voilà!

Foto: news.distractify.com/

Foto: news.distractify.com

-Y de postre…: si las deliciosas galletas de Nutella y chocolate que te recetamos ya se acabaron hace tiempo, y para después de que disfrutes de este pastel individual de Nutella (“In-di-vi-du-al”, dijimos: que les quede claro a tus roomies), internet te ofrece cientos de recetas de postres para hacer en el microondas, como estas.

¿Es o no es maravilloso este invento?

Ahora bien, solo hay una cosa, una sola cosa, que nunca… ¡¡¡NUNCA!!! debes hacer con el microondas:

¡¡VIENTOS!!

¡¡VIENTOS!!

Leave a Reply

Your email address will not be published.