¿Existe algo más molesto que olvidar ponerse desodorante? Creemos que sí, pero hoy estamos enojados por eso. Y no por el hecho de apestar dos horas después, (luego del mini sauna en el metro y la caminata de salida al trabajo), sino por el hecho de sólo ¡olvidarlo! ¡¿Por qué?! ¿Por qué algo tan sencillo y que haces de manera automática se nos tiene que olvidar?

En fin, si ya tienen principios de Alzheimer, ni pex, sólo queda remediar el asunto de manera rápida; tus compañeros de pupitre, escritorio y los clientes en la junta con el jefe máximo te lo agradecerán. Te vamos a dar algunos remedios naturales con los que puedes salir bien librado si es que no tienes modo de ir a la tienda y comprar un desodorante o si es que has decidido que los desodorantes no son lo tuyo pues prefieres usar métodos más naturales.

1.- Limón: Luego de decirle amablemente a la ‘marchanta’ del mercado más cercano que si por favor te puede vender un limón partido a la mitad (no tiene que rebasar los cinco pesos), llegas a donde debes llegar, buscas el sanitario y listo, como si estuvieras restregando tu ropa sucia en el lavadero, pero ahora con el limón sobre tus axilas.

shutterstock_75084550

2.- Bicarbonato de sodio: Es uno de los neutralizantes más potentes contra el mal olor, si lo combinas con el limón, qué mejor, pero si sólo tienes el polvo blanco, toma un poco y viértelo directo en las cavidades con un poco de agua. También puedes mezclarlo con unas gotas de aceite esencial de árbol de té o lavanda.

shutterstock_166831862

3.- Rábano: Será un poco complicado que te saque del apuro al instante, pero si ya decidiste no usar desodorante nunca más y hasta sembrar tus propios alimentos en casa, entonces, esta opción te conviene. Extrae el jugo de un kilo y guárdalo en el refrigerador, luego de bañarte aplícalo y listo.

shutterstock_84780967

4.- Salvia: Tendrás que preparar una infusión que contenga una cucharada de planta seca por cada vaso de agua y tomar dos tazas al día, si lo haces continuamente esto te ayudará a reducir la sudoración excesiva, al grado de poder dejar de utilizar desodorante.

shutterstock_139964761

5.- Vinagre: Con la ayuda de una gasa o algodón, vierte un poco de vinagre de manzana, no te irritará; resulta un buen desodorante por aquello de sus propiedades ácidas. Ya de paso, si te huele la boca puedes hacer gárgaras, acá más tips sobre este asunto del apeste bucal.

shutterstock_151513970

6.- Leche de magnesia: Sólo tienes que aplicar un poco después del baño diario y listo, también te sirve como desodorante de pies.

shutterstock_146078012

7.- Maicena: Que talco ni qué nada, empolvar las axilas limpias y secas con maicena o polvo de arroz serán buenos aliados para que no te ‘ruja’ más.

shutterstock_136896887

Ahora bien, si quieres atacar el problema desde ahorita, te informamos que el desequilibrio en las glándulas sudoríparas tiene que ser tratado desde la alimentación, evita, en tu dieta diaria, todos los irritantes y estimulantes como el café, alcohol, ajo, cebolla, especias, vinagres, mostazas, chocolates o sodas. Además báñate diario con jabón antibacterial y depílate  una vez por semana  ¡para que las bacterias huyan para siempre!

Nos leemos en la siguiente

Leave a Reply

Your email address will not be published.