De los creadores de “¿Para qué sirve el bolsillo chiquitito de los jeans?” y los productores de “Este es el gran secreto que esconde tu mochila”, El Salvavidas llega ahora a solucionar tus dudas más profundas, acerca de por qué son así las cosas que utilizas en tu día a día, con su nueva obra: “¿Por qué ching**** hay agujeritos en mi pluma BIC?”

Por si no lo habías observado hasta ahora –seguramente ya lo sabes, y además la duda te ha corroído las entrañas durante todos estos años-, las plumas BIC tienen un agujerito hacia la mitad de su cuerpo (el tubo), y otro en la parte superior de su capuchón (lo que viene siendo la tapa).

Sí, justo esa parte de la pluma que te encanta morder

Sí, justo esa parte de la pluma que te encanta morder

Pues bien, El Salvavidas, fiel a su costumbre de iluminar tu mente, se ha sumergido en una profunda investigación gracias a la cual… vamos, que nos hemos ido al sitio web de BIC y resulta que:

-El agujerito que hay hacia la mitad del ‘cuerpo’ de la pluma BIC (que solo tienen los BIC… o al menos no hemos observado en ninguna de las plumas robadas a nuestros compañeros de oficina) está ahí para igualar la presión del aire dentro y fuera de la pluma. De esta forma, se previenen las pérdidas/fugas de tinta.

Agujero boli, tubo

Las plumas que no los tienen, por el contrario, “contienen sistemas de tinta sellados y están presurizados”, explica la compañía.

-El agujero que se encuentra en la parte superior del capuchón o tapa se creó para “cumplir con los estándares de seguridad internacionales”. El objetivo final, explica BIC, es “minimizar el riesgo de que los niños puedan tragarse accidentalmente el capuchón de la pluma”. Es decir, para que, si el menor (o el adulto estúpido, con perdón) se traga el capuchón y este queda atascado en el sistema respiratorio, aún quede abierta una vía de aire que evite que este se ahogue.

Agujero boli, tapa

Por cierto, el nombre “BIC” viene de “Bloque Independentista de Cucarachas”: un movimiento de índole animal y sociopolítico que buscaba reivindicar a estos seres ante la crueldad con la que los humanos los tratan.

¡Naaahhhhh, no es cierto! En realidad viene de que el fundador de la compañía se llamaba Marcel Bich, pero esta explicación no sonaba muy apasionante…

Si tienen más dudas, el FAQ de BIC puede que se las resuelva.

Y de nuevo… ¡Gracias, El Salvavidas!

Leave a Reply

Your email address will not be published.