Admitámoslo: vestirte bien no te hará mejor o peor persona, pero los que saben de moda dicen cosas que no suenan tan insensatas al respecto de observar un código de vestimenta más serio y profesional.

“Vestirse bien es una cuestión de modales, pero también es una forma de respeto; para con los demás y, sobre todo, para contigo mismo.” Dice el diseñador gay que nos gana a muchos bugas en esto de ser más atractivo para las mujeres, Tom Ford.

Karl Lagerfeld es todavía más explícito al respecto: “creo que los pants son una señal de derrota. Algo va mal con tu vida así que compras pants.”

Les creas o no, vestirte mejor que tu competencia laboral manda una señal muy fuerte a tus jefes y tiene la ventaja de que siempre te recordarán por encima de los otros empleados que van a la oficina disfrazados de adultos, con trajes que no les quedan y, con uno de mis pet peeves más cabrones, esos horribles zapatos de piel con puntas cuadradas.

 

squaretoe

Alguna vez leía que uno de los diseñadores de Band of Outsiders decía que los únicos que deberían de usar zapatos de punta cuadrada son los peregrinos (pilgrims), así que si no estás en una obra de teatro sobre el Día de Acción de Gracias, es mejor que te alejes de ellos como de la peste. Sin embargo son MUY populares y un 90% de los Godínez mexicanos los usa cuando no están usando mi otra pesadilla: los zapatenis (piensa en Skechers de “vestir” de “piel” negra.)

Alguna vez intenté hacer una investigación al respecto de por qué son tan populares y resultó que son “más cómodos” porque (y esto es medianamente cierto) caben mejor los dedos de los pies, pero me parece exageradísimo pensar que un hombre promedio de plano no aguante unas bostonianas de su talla… Vamos, esas historias de terror en las que los dedos se deforman sólo les pasa a las mujeres que usan tacones altísimos con puntas muy pronunciadas.

En fin, para plantear soluciones reales, les presento una guía con otras opciones de zapatos, algunos más formales que otros, que son útiles para no parecer el de seguridad de un casino en tu lugar de trabajo.

Monkstraps.- Tengo una obsesión con los monkstraps, son los zapatos más formales de la lista pero de unos años a la fecha, los diseñadores los están combinando con jeans y khakis. Un tip muy coqueto es que los uses con valenciana alta para enseñar un poquito de calcetín (combínalo, claro está.)

 

Monkstraps

 

Botas Bostonianas.- Uno de los errores más comunes es irte con las Dr. Martens a la oficina, tú lógica es que son botas, es decir, “zapatos formales” y así no te sientes “tan ruco.” ¿Sabes qué eres? Un chavoruco que es pior. Mejor ponte unas bostonianas buenas, bien hechas duran varias generaciones y son súper stylish.

 

trickers

 

Botas Chelsea.- Si Los Beatles las usaban con traje, tú puedes usarlas con traje…  Con la ventaja de que se siguen viendo bien si te vas de copas con ellas.

 

chelseas

 

Wallabees.- Si tu estilo es más de saco café de pana y jeans, unos Wallabees son una buena opción.

 

wallabees

 

Desert boots o Chukkas.- Si, una vez más, tu chamba es menos formal pero aún así quieres distinguirte por no usar tennis, las Chukkas siempre estarán ahí para hacerte el paro. Negras o cafés, con unos buenos jeans y presto.

 

chukka

Leave a Reply

Your email address will not be published.