Si en algo coincidimos la naturaleza y los humanos es que nos encanta poner a las cosas envases, coberturas o protecciones difíciles de quitar. Si la Madre Naturaleza crea un coco o una naranja imposibles de pelar, el ser humano se venga con las desesperantes fundas de los CDs, el corcho de las botellas de vino (¿eres capaz de abrirla sin sacacorchos?) o un falso abrefácil que ni es lo segundo ni consigue lo primero.

Pues bien, los huevos cocidos parecen ser el contraataque contra los humanos: te quemas al agarrarlo, no sabes qué hacer con la “telita” del huevo, se te araña y rompe, y finalmente te acabas llevando un pedazo de huevo con la cáscara o la uña. Por eso aquí te traemos 4 trucos para que te peles un huevo cocido (de gallina, nos referimos) de manera fácil –hasta divertida en algún caso- y en pocos segundos.

1.- De tan simple que es, nos aburre: dale unos golpes al huevo (¡¡pero cuando ya esté cocido, bestia!!) y ponte a pelarlo bajo el chorro de agua. Esta ejercerá presión y facilitará que vayas quitándole las capitas de cáscara.

Sí, a nosotros también nos vino un bostezo.

2.- Un truco un poco más salado: antes de cocer el huevo, echa un poco de sal en el agua que vas a poner a hervir. Así por una parte aumentará la temperatura de cocción (y tardarás menos tiempo) y por otra el agua salada deshidratará la cáscara de huevo, con lo que será más fácil pelarlo. Hazlo inmediatamente después de sacarlo para que el efecto no sea el contrario y se dificulte.

3.- ¡Se va poniendo interesante!: esta vez tendrás que picar un poco en cada punta del huevo (con un cuchillo, un tenedor…), llenar tus pulmones de aire, soplar con fuerza y… ¡magia!, levantas toda la cáscara de una vez (eso sí, parece un poco más complicado, y de hecho el señor del video lo consiguió a la segunda).

Cuidado no te comas la cáscara…

4.- El que más nos gusta de todos: evolución del último truco, también aquí habrá que picar en los dos extremos del huevo y soplar. Pero antes, tendrás que pelar un poco una punta del huevo formando un agujero, e igual en la otra punta para formar un agujero algo más grande. Sopla por el agujero pequeño y… ¡sal corriendo detrás del huevo pelado, que seguro que ha salido disparado! En el video ponen la mano delante para retenerlo, pero también se podría decirle a un/a hermano/a o amig@ que se ponga enfrente y sorprenderle con un huevazo (con perdón) en el ojo. ¿Madurez? Pfff. Si solo la palabra ya resulta aburrida…

 

PD: si además quieres que la yema te quede centrada (para preparar huevos rellenos o para que quede más bonito [¡ohhh! ^^ ]), tenlo a temperatura ambiente y una vez cociéndose muévelo de vez en cuando con una cuchara.

Foto: 3.bp.blogspot.com

Foto: 3.bp.blogspot.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.