Le dedico este post a mi amiga Vhiridiana que, la última vez que visité su hogar, vivía como ser primitivo… Juro que alcancé a ver cómo sus roomies mataban un venado y luego se lo comían crudo en el piso de la cocina. Lo escribo con la esperanza de que me haga tantito caso y mínimo ponga un papel de baño decente en su WC.

No sé las de ustedes, pero en mi familia siempre hemos tenido la costumbre de regalar algo “que haga casa” cada que alguien se cambia de dirección. Todavía recuerdo las contribuciones de mi hermano y su esposa: una enciclopedia, un chunche que le quita el agua a la lechuga, un crock pot y mi hermano siempre estuvo tentado de regalarme un globo terráqueo.

Todas ellas, como verán ustedes, son cosas prácticas hasta cierto punto, pero más importantemente son cosas que comunican esta idea de que una casa está habitada, de que no es este desastre impersonal al que están mal acostumbrados los solteros o incluso algunas parejas jóvenes que se van de casa de sus papás con tres muebles (que muchas veces no son de su talla i.e. la cama) y sólo adquieren lo mínimo necesario para vivir y que el Nintendo no esté en el piso.

Yo casi a diario paso por fuera de un depto así cuando paseo a los perros de mi novia, tienen sábanas que no cortinas, siempre hay una pantalla plana gigantesca que está (obviamente) empotrada en la pared como si fuera un pinche restorán o el lobby de un Cinemex y en la tele siempre hay un videojuego prendido o películas de cable, en este depto hay también un gordo tomando directamente del envase de jugo en calzones. Nunca no lo he visto en calzones, he llegado a pensar que se va a trabajar en calzones o que no tiene trabajo.

Bah, está bien, por mí ten hasta muy entrados tus 80 tus tres CDs que compraste en la prepa en el cajita donde también están tus enciclopedias Encarta en CD Rom. Pero hay algo que decir en pro de la habitabilidad de tu casa: es como tener un templo zen, si trabajas desde casa, trabajas más a gusto y cuando viene la novia no te da tanto oso que se quede a dormir, hasta puedes pasar grandes ratos a solas leyendo un libro u oyendo un disco. Así que acá te va una lista mínima de las cosas que hacen hogar:

Un diccionario español/inglés y una enciclopedia.- Sí, sabemos que TODA la info del mundo está en la red, pero también sabemos que un porcentaje preocupantemente grande de esta info está mal. Nunca está de más no recurrir a un artículo mal subido por alguien que no es un experto del tema.

larus

Chingos de libros.- Decía John Waters “si vas a casa de alguien y no tienen libros, no te lo cojas.” Los libros no sólo te vuelven más culto, te dan más vocabulario para poder argumentar y defender tus puntos de vista, te permiten cambiar los puntos de vista cuya información no manejabas tan cabrón y, en general, son la mar de divertidos. Son como tus mejores amigos, con la ventaja de que no siempre te incitan a agarrar la peda.

Slaughterhousefive 3

Un buen estéreo.- No te estoy diciendo que te hagas de una tornamesa como una que ya estaba pensando yo en cómo pagar a plazos ayer (una Marantz de 29 mil pesos que sí caché que era una locura comprar ) pero mínimo algo que no suene ojete y que tampoco le parta su madre a tus vinilos. Yo soy multiformato: uso vinilos, cassettes, CDs y Super Audio CDs, así que lo que hice es arreglar en el mercado el viejo estéreo Sony de mi papá, pero también tengo una cassettera suelta, un walkman, dos tornas y una radio Tivoli. Creo que el único lugar donde no se puede tocar música en mi casa no está en mi casa… Muy posiblemente sea la casa de mis vecinos :C

m1cla_005_1

Discos que valgan mucho la pena.- Es tal vez un tanto obvio, pero no tengas un estéreo decente y ningún disco. Tal vez el mejor consejo que te puedo dar al respecto es: haz un esfuerzo por tener un disco que te conste que esté bien editado en la mejor edición que puedas i.e. el Kind of Blue de Miles Davis en la remasterización impresa en vinilo de 180 gramos, es como tener una obra de arte y te hará repensar acerca de todos esos discos que bajaste de Napster. Es la diferencia entre los hombres y los morritos.

kindofblue

Cojincitos, edredones, mantitas, plantas y todas esas cosas que hagan que tu morra QUIERA estar en tu casa.- ¿Velas aromáticas? Check, una en el baño de mi chica y otra en la salita de tele. ¿Una mantita para los pies? Check, para el cuarto de tele también. ¿Piyamita para la novia? Check, siempre limpia y en su propio cajón con sus brasieres y cosas de niña. No van a querer salirse de tu casa, es lo más sensato que has hecho en tu vida.

27255_1

Cuadros.- Puedes tomar varias rutas al respecto, desde mandar enmarcar tus pósters de cuando eras más chavito (si no están de oso y son de N’Sync,) hasta coleccionar artistas no tan caros mexicanos, o pegar decals padres de artistas que te gusten. La onda es que se vea una mínima intención de decorar tu casa, no tiene que ser LA colección o una inversión de varios miles de pesos, es nada más que no parezca que rentaste el depto ayer.

haringforblik

Plantas y mascotas.- Ya sé que estoy repitiendo las plantas, pero enséñate a tener algo vivo y a cuidarlo. Además de que te vas a divertir (más con las mascotas que con las plantas,) vas a hacer más responsable y a tener una vida interior más rica.

cat

Una tele NO empotrada en la pared o que NO esté colgando de un soporte de pared.- ¿Administras un hospital? ¿No? Entonces no pongas una de esas chingaderas, son naquérrimas. Un mueble chido tiene la ventaja de que te permite guardar tus películas, consolas y cables de la vista de tus invitados.

all_tv_cabinets_seo

Toallas para las manos y los pies.- Es de los errores típicos de noob, sale de bañarse tu morra y tú ya usaste EL juego de toallas. Otra: tienes visitas y se tienen que secar las manos con tus servilletas para la comida o, peor, el papel de baño. Más: sales de bañarte y tienes que pararte dentro de la regadera hasta que te seques (no sin cierto grado de riesgo) los pies.

modern-towels

Papel de baño, servilletas, toallas femeninas y toallitas para bebé de una calidad suficiente para que no acabe con tu ano y el de tus allegados.- O su boca, o su nariz o su gigina, elaborando sobre lo dicho en el punto anterior, es muy gacho limpiarse la boca con papel de baño porque no hiciste súper. Las toallitas para bebé son al culo cuando estás sueltito, lo que los pañuelos desechables para resfriado a la nariz cuando estás bocoso (desfiado, pues.) No tendría que decirte nada de ésto, pero porque te quiero, te cuido y no quiero que te manden a la goma por algo tan teto.

Baby-Wipes-001

Un juego de platos mono.- Por mono entiéndase que esté completo, que te permita tener invitados, que no sea de plástico o papel y que diga algo de ti. Ojo: un juego de platos del América dice algo de ti, pero puras cosas malas, ni te atrevas.

16-piece-setch-flame-popup

Sartenes, ollas, cacerolas, vasos, tazas, especias y demás.- Lo puedo decir por experiencia propia, esta onda de llegar a la casa con la idea de hacer pizza y que no tengas: con qué meterla al horno, con qué sacarla del horno, con qué cortarla y/o con qué servirla no sólo es poco práctica, es emasculante. Claro, no puedes tener todo en cuanto te cambies, pero un mínimo son:

1 rallador de queso
1 exprimidor de limones
1 exprimidor de naranjas
2 o 3 refractarios
1 destapador
1 cenicero y 1 abridor de vino (yo no tomo, ni fumo, pero mis invitados sí)
2 sartenes
2 o 3 ollas
1 tetera
1 prensa francesa
1 par de guantes para sacar cosas calientes del horno
1 par de bases para pizza, pastel o pendejadas del estilo que puedas meter al horno
1 horno (a las mujeres les mama hornear cosas, es su hit)
1 Colador
1 cosito para hacer té
1 chunche para cortar cosas sobre la mesa y otro para poner objetos calientes

Con eso dos, tres la vas armando. Neta, neta, neta, hazme caso en todo ésto, es una ecuación muy sencilla: mejoras tu nivel de vida, pero además le haces el paro a todos los que te quieren y quieren pasar tiempo contigo. Supongo que se podría decir que estás (estamos, me incluyo) madurando.

One Response

Leave a Reply

Your email address will not be published.