La primera regla del Club de la Pelea, si no fuera una obra de ficción, debería ser: NO TE METAS AL CLUB DE LA PELEA. Bajo esa misma perspectiva entonces, la segunda regla del Club de la Pelea sería: NO TE METAS AL CLUB DE LA PELEA.

¿Quieres saber por qué? Dejando de lado que más del 80 por ciento de las cosas por las que terminas peleándote son verdaderamente estúpidas, es muy probable que lo más cercano a una experiencia como peleador que tengas sean las clases de Karate Do a las que te llevaban en la primaria o esa vez que te peleaste con tu compañerito “El Pollo” en la secundaria.

Por eso mismo, es muy probable que puedas caer en alguno de los dos errores fundamentales que te pueden costar una ridícula rota de madre…

1. NO EMPIECES LA PELEA

Ya sabes, “perro que ladra no muerde”, no seas “picudo”, etc. Es fácil, si no sabes pelear, mejor cállate. Y si sabes hacerlo, mayor razón para estar tranquilo.

2.- NO PEGUES A LO GUEY

Aunque quieras terminar rápido y verte como el Van Damme mexicano, lo más probable es que si no le atinas con tu poderoso y demoledor volado de derecha que le dejó el ojo morado al pobre “Pollo” en la secu, quedes expuesto, fuera de balance y a merced del chingadazo de tu vida.

El siguiente video te dejará muy claro qué es lo que puede pasarte si no le haces caso a estos dos sencillos consejos:

¿Ves? Ese del piso podrías ser tú.

Leave a Reply

Your email address will not be published.