Yo soy celíaco y me tardé muchos años en cacharlo, sabía que algo estaba mal porque siempre tenía la panza inflamada, gases y se me soltaba justo después de comer pan (un bagel, por ejemplo,) pero no tenía idea de qué estaba pasando y pasé por cualquier cantidad de gastroenterólogos que me hicieron muchas pruebas y, al no ver nada mal físicamente, sólo atinaban a decirme que tenía síndrome de colon nervioso. Así que por sugerencia de una amiga doctora, me hice una prueba de sangre y salió que tenía sensibilidad alimentaria al trigo.

Dejando de comer trigo, mi vida cambió positivamente y defiendo mucho que la celiaquía es algo real. Ah, porque actualmente se pone mucho en duda porque para mucha gente “es cool” y hay quien dejó de comer trigo porque entendieron que es “malo” o que ningún ser humano puede metabolizar el pan, mentira podrida, mucha gente sí puede y, de hecho, el pan es súper importante en una alimentación sana y balanceada.

Pero ser celíaco es una cuestión de genética y no de moda, eres o no lo eres y se puede saber gracias a una prueba de sangre. No seas ese güey cool y no dejes de comer pan porque está de moda, créeme que preferiría poder comer pan y hacer dieta para mantenerme en mi peso a tener enfermedad celíaca, no es tan padre ser celíaco y es carísimo, así que pinches entérate con un análisis de laboratorio de por medio si tienes enfermedad celíaca o no antes de hacerle a la mamada.

Ahora, si eres celíaco en México no te preocupes, es muchísimo menos pedo que en Japón por ejemplo, allá casi no existe la enfermedad porque no está en su genética así que los extranjeros que sí son celíacos pasan muy mal rato para explicarse y/o para encontrar opciones de comida que no les suelte la panza. En fin, les voy a hacer una pequeñisima lista de mis descubrimientos y, si tienen más tips, siéntanse libres de comentar para que juntos hagamos una suerte de banco de datos, ¿vale?

Pan Gabriel.- El pan para celíacos es medio un pedo de encontrar en súpers que no sean “premium” y aún en éstos (piensen en Superama,) no siempre hay tantas opciones o bien no siempre tienen. Pan Gabriel se dedica exclusivamente a hacer pan para celíacos y, si bien no todo les queda increíble, sí tienen varias joyitas como las mejores donas de chocolate sin gluten que yo he probado.  Hay en La Condesa, pero también en Monterrey y envían a todo el país, acá su página.

Schär, Santiveri, Udi’s y Glutino.- También conocidos como “los panes de caja que cuestan 100 pesos,” de hecho me faltan un par, hay un pan de arroz que venden en Orígenes Orgánicos que es bastante rico y todos demás están casi siempre en el City Market pero, la neta, son súper caros y son de ensayo y error, Schär tiene muy buenas ciabattas integrales pero su pan de caja es raro tirándole a gachito… Udi’s tiene bueno bagels, pero no galletas, Glutino tiene las mejores galletas y pretzels, pero casi nunca hay en City Market. Ser celíaco significa probar un poco todo hasta establecer tus favoritos y, cuando vez que sí hay en el súper al que vas, comprar un par de cajas porque no sabes si van a traer otra vez o cuando.

Hodgson Mill y las cosas que puedes preparar en casa.- Estas harinas casi siempre están en Orígenes Orgánicos y se defienden cabrón, de hecho, lo único que no he encontrado es una harina decente para hacer pancakes/waffles, pero la harina para hacer pizza de Hodgson es buenísima (sabe mejor que la base para pizza de Schär) y no te tardas tanto más en prepararla además de que impresionas a la galana y los invitados. Los brownies también están chidos.

Los panes de queso de Starbucks y Delicias Sao Conrado.- Es pan de tapioca, dicen los brasileros que conozco que son una mentada de madre si los comparas con el pan de queso brasuco real, pero son buenas opciones que casi siempre hay en Starbucks y que es raro no encontrar en Superama.  De Sao Conrado, los chinguetas son los paninis.

B Town Burgers y Carl’s Jr.- Unas hamburguesas de casi 200 pesos, obviamente no son las más baratas, pero son muy ricas y tienen opción gluten free. En Carl’s puedes pedir todas las hamburguesas en su versión low carb y ésto quiere decir que en vez de pan, te ponen lechuguita. Al tiro, si pides una que tenga aros de cebolla, estás comiendo gluten…

Y bueno, hasta ahí mi lista de recurrentes. Hay muchos otros más, pero van cambiando o desaparecen (Energuía, por ejemplo, ya no tienen página en interné,) la neta mucho del trabajo del celíaco es word of mouth e ir a checar o pedir por anticipado como en Hadasa o Kim’s Kitchen que te pueden hacer versiones sin gluten de todo, pero si les avisas con tiempo. No es una mala vida, es sólo más laboriosa y sí hay lugares en los que no puedes comer nada que no sea una ensalada… Ni pedo, such is life. Espero sus comentarios y tips, sobre todo porque esta guía es muy del D.F. y me gustaría saber cómo la libran en provincia, qué opciones tienen. Ah, y al tiro con la cerveza, tiene gluten.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.