Hace relativamente poco, un amigo se burlaba con cierta razón de los “crate diggers” de la Roma y Condesa porque están pagando de más por sus vinilos, siendo que podrían pedirlos por correo y ahorrarse una lanita. Por “de más” entiéndase que están aflojando unos 20, 80, 120, o hasta 200 pesos de más por cada disco que compren… Y ésto los digo con pruebas en la mano, ayer compré en Turntable Lab el disco de Dj Metatron en 422 pesos, en parte porque TTL a huevo te manda las cosas por paquetería exprés registrada, o sea que tuve que pagar 27 dólares por shipping and handling.

Yo generalmente lo que hago es comprar dos discos para que valga la pena hacer el gasto, así que: de dos LPs de casi 20 dólares + 27 dólares del envío, mi total dio 422 pesitos por disco, claro, tendría que comprar esos mismos discos exactos para saber en cuánto me saldría si los pidiera en alguna de las tiendas de discos del enclave Roma/Condesa, pero entienden a lo que voy y a qué se refería mi amigo. Ahora bien, ¿cuáles son los pros y los contras de pagar más en una tienda? ¿Qué tienen que hacer si quieren pagar menos?

Los pros de comprar en una tienda son varios:

-Empezando porque el disco YA ESTÁ AHÍ, muchos de mis pedidos se tardan más de 4 meses en llegar y nunca sabes realmente si van a llegar, siempre hay un par que se pierden y dependes mucho de la cantidad de discos que se hayan editado (en las ediciones limitadas es casi imposible pedir otra copia, por ejemplo) o de si tienes tracking number para poder recuperar tu disco si anda en una oficina de correos en Alaska. Otro ejemplo: mi chica quería el disco de King Krule y, cuando hablé con César de La Roma, ya lo habían tenido antes por lo que se tardó como dos o tres semanas en llegar, no había forma de que se perdiera y era la ruta más directa.

-Puedes oír el disco en la tienda, mi disco de Lorenzo Senni llegó pandeado y brincaba la aguja, pero estaba agotado en Boomkat, así que no me lo podían cambiar (al final corregí eso con una pesa para vinilos.) Mi copia del OST de Eduard Artemiev para Stalker suena OJETE y no hay nada que hacerle, es una mala edición que me salió carísima, pero como era una edición especial, sólo me podría haber enterado de ésto leyendo los foros de coleccionistas si me hubiera esperado tantito, pero la tuve que comprar por el riesgo de que se agotara. Cagado porque de ese mismo autor, Artemiev, compré otro en La Roma Records y pude checarlo antes, suena mucho mejor.

-Es lo más cercano que tenemos al “crate digging” que no sea ir a la Lagu (que ya no es TAN barato como antes, es menos caro que Retroactivo, esos dudes se pasan de verga.) Una tienda en línea no es lo mismo para nada, nada como tocar los discos con tus deditos regordetos que se han de comer los gusanos, “that tactile feel of flipping through a stack of vinyl remains one of life’s simple pleasures,” dice Billy Gibbons de ZZ Top y es cierto (“ese sentimiento táctil de revisar una caja de vinilos se mantiene como uno de los placeres simples de la vida.”)

-Y, elaborando sobre el “crate digging,” en teoría los Tower Records y Mix Ups del mundo están tronando porque tienen todo, todo el tiempo, sin saber qué es o de qué va. La gran ventaja que tienen lugares especializados como Other Music, Amoeba y hasta La Cafebrería El Péndulo es que sus empleados te pueden recomendar cosas porque saben qué está en dónde y por qué lo consiguieron para venderlo, pero de manera más importante, saben por qué lo comprarías tú. Me ha pasado que pregunto por algo en Mix Up y el empleado se me queda viendo como si hablara en arameo y me dice que no, no lo tienen, acto seguido lo busco yo con mis ojitos y lo encuentro en la sección que NO le corresponde, por eso se están yendo a la mierda (y porque no entienden los nuevos mercados o las nuevas oportunidades de negocio, la sección de vinilos está muy safe y no te venden tornas, por ejemplo)

Los contras de las tiendas:

-Pues sí, son de más a mucho más caras que pedir las cosas desde la página de los sellos.

Ahora bien, acá en El Salvavidas, la onda es plantear soluciones y no aumentar el problema, así que acá te van algunos tips para que no pierdas hasta los calzones comprando discos de vinilo:

-Revisa cuál es la ruta más corta para que esos vinilos lleguen a tus manos, es decir, ve quién los distribuye en el resto del mundo. Boomkat sirve muy bien para las cosas que salen desde Europa para tu casa, Amazon, Forced Exposure, Other Music, Amoeba y Mount Analog sirven para las cosas desde el Gabacho. Casi todos los sellos tienen su propia distribuidora o te dicen a través de quién lo distribuyen en Europa y Estados Unidos. Por poner un ejemplo práctico, yo compré el OST de Beyond The Black Rainbow en la tienda en línea de Death Waltz a lo pendejo, como el release era en conjunto con Jagjaguwar, me pude haber ahorrado unos pesitos de shipping si lo hubiera pedido con ellos mejor.

-Una vez dicho lo cual: a veces la ruta más corta es la más cara, Boomkat tiene garantía de que llega y, personalmente, todo lo que he pedido del sello de Omar S en Detroit se me ha perdido. Lo que hago es pedir cosas de Omar S a Boomkat cuando se me junta un pedido grandecito. JUNTEN PEDIDOS, es lo más sensato hasta cierto peso, ya después de ese peso sale muy caro pedir, pero hasta 4 discos no tiene pedos.

-LEAN MUY BIEN QUÉ ESTÁN COMPRANDO, neta, hay discos que NO vale la pena tenerlos en vinilo. Yo compro sólo aquello que de verdad siento en mi corazón que va: a sonar mejor, que tiene una edición más bonita, que viene con los MP3 (o FLACs) de regalo, o que sólo existe en vinilo, que es la primera reedición EVER o que nunca antes había sido editado en vinilo. No compro nada que suene mejor en CD (dj sets, discos de ambient, box sets que en vinilo pesarían más de tres kilos,) como tampoco compro nada que sea muchísimo más barato comprar en MP3, es decir, sólo compro aquello que de verdad le tengo muchas ganas en vinilo y dejo un porcentaje grande de mis compras relegadas a las tiendas por suscripción: Play Music y eMusic o Bandcamp, que no es por suscripción, pero me gusta mucho su catálogo y es donde compro casi todos mis cassettes con la gran ventaja de que puedo descargar un FLAC o escuchar mis cintas desde su app gratuita.

-Pregunten, generalmente los artistas te dicen cuál es la ruta más directa para que les llegue la pachocha a ellos. Bandcamp es casi seguro donde van a encontrar a muchos de los sellos chiquititos que en muchos casos son personales, Celer tiene su propia tienda, lo mismo Biosphere, pero no es la única (en Inglaterra está Red Eye, por ejemplo) El chiste es que, como no son Britney, mientras menos intermediarios haya, es mejor para ellos. Claro, sin que salgas tú perdiendo también, acuérdate de que si está en tu mismo continente, el precio baja.

-Compren en tiendas, vamos, conforme se vaya haciendo más grande el mercado van a bajar los precios, pero para eso se necesita que abran más tiendas y en provincia, digamos Querétaro, lo más barato sigue siendo pedir a las tiendas del D.F., así que no se vayan con la finta de que todo siempre es carísimo… Pero tampoco compren a ciegas, espérense tantito también, las cosas bajan de precio conforme no salen de la tienda y, esa caja de Mellon Collie & The Infinite Sadness que se ha ido quedando y quedando, eventualmente tendrá que bajar de precio para que alguien se la lleve.

Así que ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre, hagan su tarea como cualquier melómano que quiera hacerse de una coleccionsita decentona lo haría y, con la mayor cantidad de info en la mano, tomen decisiones.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.