De vez en cuando, en esos momentos en que no recordamos si la contraseña de ese sitio al que intentamos acceder era una u otra o la de más allá, pasa seguramente por nuestra cabeza mandar la seguridad al infierno y poner la misma clave para todo: correos, redes sociales, blogs, suscripciones y un enorme y largo etcétera.

Pero luego leemos que un hacker se ha adueñado de cientos de contraseñas como quien come cacahuates y nos vuelve la prudencia… hasta que la creatividad y/o la paciencia se acaba y decidimos poner “contraseña”, “contraseña2” o, como mucho, “c0ntr4s3ñ4”. No está mal, pero a partir de este artículo de Associated Press te traemos otras maneras de crear una contraseña más segura y compleja:

-Te repites más que el ajo. ¿Alguna vez te lo dijeron? Pues que no te pase con las contraseñas. La regla número 1 es, como ya habrás adivinado, no poner la misma en todas partes aunque nos dé flojera. Salvo que sea para sitios nada importantes, en los que no introduzcas datos relevantes y que prácticamente no vayas a utilizar, como cuando una web te pide registrarte para poder leer un documento.

(TRUCO EL SALVAVIDAS: Si vas a usar la misma contraseña [¿¿¡¡pero es que no escuchaste nada de lo que dijimos??!!] al menos emplea el pequeño truco de añadirle letras de ese sitio. Ej: para Twitter sería “t(contraseña)r”, o “tw(contraseña)”, para Gmail podría ser “G(contraseña)l”, etc)

-Ande o no ande, caballo grande. O lo que es lo mismo, si no estás seguro de que tu creatividad dé para grandes alardes, al menos que la contraseña sea larga. No te conformes con el mínimo que piden los sitios y ve más allá.

Foto: mercadolibre.com.mx

Foto: mercadolibre.com.mx

-Mezcla de todo. Como en los discos de música del verano o la nevera a final de quincena, haz un mix con todo lo que encuentres como si no hubiese un mañana. Letras, números, minúsculas, mayúsculas, signos y hasta espacios si te dejan. Y puedes también, como en el ejemplo de antes, sustituir letras con números. Así, si tienes clarísimo que para entrar en El Salvavidas a huevo tu contraseña debe ser “elsalvavidas” o corres el riesgo de no recordarla, al menos pon algo así como “3Ls4Lv4V!d4$”.

(TRUCO EL SALVAVIDAS: ¿cómo recordar cuál era minúscula o cuál mayúscula? Después de un número, mayúscula; antes de un número, minúscula. ¡Ta-chán! Inventa tus propias reglas nemotécnicas) Nemo… ¿¿qué??

Foto: desmotivaciones.es

Foto: desmotivaciones.es

-No seas obvio. Como es una obviedad no deberíamos ni decirlo, pero “hay gente pa’ to’ ”, así que ahí va: no utilices como contraseña tu nombre, fecha de nacimiento, nombre de la calle, código postal, el nombre de tu gatito o cosas así que probablemente ya sean de dominio público en alguna parte.

-Sal del diccionario. Intenta evitar palabras que vengan en el diccionario, ya que hay programas que pueden extraer contraseñas a partir de bucear en bases de datos de palabras conocidas. Para ello, si no estás con ganas de encima ponerte a inventar palabras, puedes utilizar iniciales de una persona o de una frase que te guste (syscmppqmi = si ya saben cómo me pongo, pa qme invitan) o introducir números o signos entre medias de la contraseña (con11tra23se58ña13)

(TRUCO EL SALVAVIDAS: evita las sucesiones de números obvias como 123… ¿Y cómo recordar la nuestra de “con11tra23se58ña13”? Dividimos la palabra en sílabas e intercalamos la serie Fibonacci de 2 en 2 números. Si no conoces esa serie, haberte leído en su momento El Código Da Vinci. Ahora te toca investigar)

-Más vale prevenir que llorar. Hay servicios como Gmail, cuenta Anick Jesdanun en este artículo de AP, que te dan la opción de enviarte al celular o correo una clave nueva cuando entras desde un dispositivo que utilizas por primera vez. Esa clave solo te servirá para ese momento, y confirmará que no es un extraño el que quiere entrar a tu cuenta. Es un poco un grano en el culo molesto porque te saldrá cada vez que entres desde casa de un amigo, un cibercafé etc, pero también es una doble protección que no viene mal.

 

Y si todo falla y no te acuerdas de ninguna clave de ‘password’, siempre queda la opción de elegir “incorrecta” como contraseña.

Foto: proyectoambulante.org

Foto: proyectoambulante.org

 

2 Responses

Leave a Reply

Your email address will not be published.