Parecería algo supersencillo, pero en realidad tiene su chiste. Hay quienes aplican el circulito en medio y quienes prefieren no hacerlo por pensar que esa parte se desperdiciará, cosa que es parcialmente cierta porque se queda con menos de la mitad del merengue o betún que la parte externa, lo cual le quita todo el encanto.

Y pues bueno, cuando todos creíamos que las mejores teorías sobre cortes de pastel habían sido dictadas por las mamás del mundo, nos topamos con este video en el que un británico nos dice que un matemático diseñó hace más de 100 años la forma adecuada de rebanar este delicioso postre para extender su frescura cuando lo tenemos que refrigerar para comérnoslo los días posteriores.

Suena bastante descabellado pero sea cierto o no, parece un método por demás efectivo. Inténtalo y dinos si te funcionó. Aquí las instrucciones:

Leave a Reply

Your email address will not be published.