Para los que nada más con ver una caja de herramientas se nos olvida cómo se usan las manos, cambiar una llanta es causa de crisis nerviosa.

Si se te poncha la llanta, en cuanto termines de llorar y voltear para todos lados, resígnate y respira.

llanta1

Ahora, quita el coche del camino porque si viene otro y no te ve, ya la llanta va a ser lo de menos; prende las intermitentes, saca el triángulo de precaución y ponlo sobre la calle (plástico naranja que traes en la cajuela, ojo, hay que armarlo primero).

llanta2

Luego tienes que buscar tus materiales (generalmente están en la cajuela, si no los ves levanta el tapete):

  • Llanta de refacción

llanta3

  • Llave de cruz:

llanta4

  • Gato:

llanta5

Si tu llanta tiene tapa, pues quítasela. A veces nada más la jalas y se bota, a veces tiene un seguro tipo tornillo y hay que girarlo para zafarlo.

llanta6

Ahora, la llave de cruz tiene unos circulitos en cada extremo que encajan en las bolitas (birlos) de la llanta, encájalos y gira a la izquierda para que se aflojen, NO los quites, nada más tienen que quedar un poco sueltos.

llanta7

Luego con tus manitas empiezas a tocar la orilla de abajo del coche, vas a sentir que hay un borde salido que de repente se hace más grueso y tiene como dos mordiditas, resulta que eso es para que sepas donde poner el gato.

llanta8

Ya que pusiste el gato empieza lo bueno porque ahora hay que subir el coche.

llanta9

No lo subas demasiado que se te puede caer todo y eso si es tragedia, nada más con que la llanta tenga espacio para salir tienes. Ya que esté arriba, ahora si quitas por completo los birlos, nada más acuérdate de guardarlos porque los vas a volver a usar.

llanta10

Ahora con cuidado, jala hacia ti la llanta ponchada para quitarla, mete la llanta nueva y vuelve a poner los birlos, otra vez nada más los vas a ajustar, no hay que apretarlos cuando el coche siga arriba porque si lo mueves mucho se puede vencer el gato y se viene todo abajo.

llanta11

Ahora baja el coche otra vez y ya abajo aprieta muy bien los birlos con la llave de cruz.

Guarda de regreso todo lo que usaste, la llanta ponchada no es basura, también la tienes que guardar.

Acuérdate que la llanta de refacción nada más la puedes usar un rato. Ya que cambies la llanta vete a la vulcanizadora más cercana para ver si todavía se puede hacer algo con la llanta ponchada (ojalá porque las nuevas son carísimas). Y ya sea que te la arreglan o te dan una nueva ellos mismos la ponen así que ya no tienes broncas.

 

One Response

Leave a Reply

Your email address will not be published.