Seguramente, cuando tu día laboral y escolar termina lo primero que haces llegando a casa es  quitarte los zapatos. No habrá  fuerza humana que haga que te levantes del sofá o de la cama, al menos en los próximos  10 minutos, pues sientes que no puedes dar un paso más.

En El Salvavidas, hemos preparado cinco sencillos pasos para poder relajar tus hermosos pies y quitar esa molesta sensación de dolor que te produce caminar. Son muy fáciles y sencillos de llevar a cabo.

shutterstock_110872448

1. Que no te apriete. Es inevitable que el zapato de vestir no apriete. Así que si tienen una reunión muy importante en donde haya que vestir de etiqueta, sean precavidos y lleven en una bolsa un calzado más cómodo, de tal manera que una vez que puedan escapar de su compromiso puedan cambiar de zapatos. Eso evitará el martirio del dolor cuando bajen las escaleras o caminen hacia el estacionamiento.

shutterstock_191854961

2. Evita los tacones. Las mujeres somos capaces de utilizar un zapato con un tacón verdaderamente alto (tacón de 10 centímetros o más) si de lucir pierna y vestido se trata. Sin embargo, después de mucho estar parada uno termina literalmente con los pies deshechos, aparte de terminar con la columna realmente chueca (bueno no hay que exagerar). En medida de lo posible hay que evitar utilizar este tipo de calzado. Recuerden que el zapato ideal es aquel que tiene entre 3 y 5 centímetros de altura.

shutterstock_189507341

3.Ponte comod@. Una vez que llegues a casa utiliza un zapato cómodo o unas chanclas con ello ayudarás a que tus hermosos pies descansen y se relajen. O bien, recuéstate boca abajo por espacio de 10 a 15 minutos.

shutterstock_117142771

4. Llévalos a las alturas. No hay nada mejor que subir los pies en alto algunos minutos. Puedes colocar dos almohadas, una encima de la otra, y después recostarte y subir tus pies sobre las almohadas. Otra opción es recostarte sobre una superficie plana, puede ser tu cama o un sillón y subir los pues en algún otro objeto.

shutterstock_141970708

5. Masaje efectivo. Los masajes siempre te relajan. Si alguien puede sobarte tus pies con crema estaría genial, pero si no tú mismo puedes masajear tus pies. De preferencia utiliza crema de mentol (la consigues en cualquier súper a precios económicos) la cual a parte de relajarte te dejará los pies con un olor a menta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.