Que si la vacación, que si el viaje perfecto, que si esto, que si el otro. ¿Estás a unas horas de llegar al paraíso que elegiste para la vacación, pero contrataste los servicios de un hotel nada más porque en internet las habitaciones se veían súper nice?

Si es tu caso, te recomendamos que examines a conciencia estos  cinco aspectos antes de  caerle al hotel,  si no quieres correr el riesgo de pasar una mala noche (o varias).

Ojo  esto aplica para todos los hoteles, desde los más lujosos hasta los de mala muerte, así que ponte trucha, para que no sea todo un suplicio tu estancia en estos lugares.

shutterstock_201721913

 

1. Vecinos ¿incómodos?

Está bien que tu cuarto parezca un campo de batalla, pero  ¿verdad que no tienes cucarachas, chinches, pulgas  o algún animal  que se mueva  junto a ti? (a excepción de Teddy tu gato o  Rufo tu perro). Qué asco que te despiertes y tengas una cuca en tu boca o peor aún que no puedas dormir de la picazón que te provoca el colchón del hotel ¡Guácala! Así que si quieres dormir a gusto es primordial que revises que no haya ningún vecino incómodo.

shutterstock_145572748

2. Maestro limpio

Acéptalo, tu mamá te dijo  20 mil veces que eso de buscar un hotel en internet no era buena  opción y que prefería que  te fueras a la casa de tus parientes que ni conoces.  Pero, si hiciste tu voluntad y ya estás más que instalado,  revisa que tu habitación esté limpia de pies a cabeza, sobre todo  los lugares en donde se acumulan  miles de bacterias (picaportes,  controles remotos, apagadores, entre otros). No vaya a ser que  tomes algo y te ensucies ¡quién sabe de qué!

shutterstock_93784189

 

3. Aire puro

Si eres de los que revisa el aire acondicionado al último o cuando estás a punto de hablar con Morfeo, más vale que lo hagas una vez que estés instalado. No queremos que te congeles como pingüino en el polo norte o que te rostices como pollo.  Una mala ventilación podría  hacerte pasar una pésima noche. A sí que asegurarte de que el aire acondicionado esté en perfectas condiciones y si no es así busca  algún trabajador del hotel que pueda auxiliarte.

+

 

4. ¡Ay nanita!

Aunque suene a algo increíble o un chiste de mal gusto puedes encontrar  un cadáver en una habitación. No, no somos psicópatas ni aves de la agüero, pero uno nunca sabe. Así que si no quieres llevarte una sorpresa te recomendemos que inspecciones todos los rincones de tu cuarto (a bajo de la cama, clóset, etc). Y no está de más que revises las cerraduras y ventanas funciones a la perfección.  Qué dijiste: ¡Esta vieja ya enloqueció! si crees que exagero  da clic aquí.

 

shutterstock_137710040

5. No molestar

Si no quieres que la mucama te encuentre tal y como Dios te trajo al mundo o que te interrumpan en el momento que echas pasión con tu chic@, asegúrate que en tu habitación esté el letrero “No molestar”, “No interrumpir”. No te vaya a dar  un paro cardiaco o en el mejor de los casos un aire colado. Si no tomabas en cuenta este  insignificante detalle, ahora sabes para qué existe este letrero que debes colocar en la perilla de la puerta.

shutterstock_100180352

Recuerda que en todo  viaje  el hotel  es fundamental para tener un buen recuerdo de tus vacaciones. No queremos que te eches a llorar cual magdalena o que sea una de las peores experiencias de tu vida. ¡Suerte!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.