Ya sea que estudies o trabajes, siempre es bueno que le pongas tu toque personal a tu escritorio por algunas de las siguientes razones:

1) Estimula tu creatividad

2) Hace que te sientas más cómod@ y confiad@

3) Dependiendo de lo que pongas, puedes verte un poquitín más interesante y lograr que alguien se detenga a saludar con el pretexto de preguntarte por tus adornos.

Pensando precisamente en el número tres, hay muy pocas cosas que puedas poner en tu escritorio que apantallen más que un pequeño motor hecho por tus propias manos (a menos de que pongas estrellas ninja y unos chacos, eso sería mucho mejor). Aquí va lo que necesitas para hacerlo:

- Una pila AA

- Un pedazo de alambre de cobre

- Un imán

Battery_magnet_wire

Como ya viste en la imagen, es muy sencillo armarlo: pon el imán sobre la mesa, coloca la pila encima y dobla el alambre de manera que pueda tocar tanto el polo superior de la batería como los lados del imán. Échale un poco de ingenio a la figura y toma en cuenta que va a dar vueltas todo el día.

Ahora eres un ser superior.

Science Bitch

Leave a Reply

Your email address will not be published.