Agárrense, chaparritos, que la economía mundial va a dar una serie de trompicones so pretexto de Grecia y su negativa rotunda a pagarle a la Merkel y secuaces. Yo tengo una relación amor odio con la pachocha, me gusta mucho para ciertas cosas, pero para otras se me hace turbo naco, i.e. ODIO los coches nuevos, por ejemplo, se me hacen la peor inversión y creo que lo que menos hace falta en el mundo son coches, pero discos nuevos me los podría chingar todos los días felizmente.

Aún así, he tenido que aprender a usar el dinero a mi favor y, sobre todo, a perderle el miedo a tener mucho, pero también a tener poquito. El dinero lo único que dice de ti es si sabes hacerlo o no; no eres más culto, mejor persona, más listo (piensa en cuánto pendejo conoces que tiene mucho dinero, empezando por Trump,) más o menos guapo, nada más que eso: alguien que tiene cierta habilidad para no gastarse todo en pendejadas.

La otra cosa que es muy importante saber sobre el dinero es: se puede aprender a no ser una res con él. No está escrito en piedra que vas a morir y te van a enterrar en una maceta de tu patio porque no tienes medio centavo partido a la mitad (un cuarto de centavo, esto es.) Nah, puedes aprender a manejarlo lo mejor que se pueda y, aún si no ganas miles de dólares diario, puedes tener tu dinerillo bien ahorradito. Acá te van un par de consejos que yo mismo he incorporado a mi vida diaria.

1.- Compra UN libro o dos al respecto. Pero no compres Padre Pobre, Padre Rico o esa madre y más bien date algo como Pequeño Cerdo Capitalista. Está escrito por una mexicana que lo escribió en plan “tiene que entenderme hasta el más teto de mis lectores” y eso lo hace particularmente digerible.

2.- Ten un fondo de ahorro. ¿Todavía no tienes uno? Ya te habíamos dicho que, en este mundo de freelanceros sin derechos laborales, es importantérrimo. Vas, date ya. Acá nuestra nota al respecto.

3.- Planea muy bien tus compras y no compres nada nuevo de las siguientes cosas. El segundo en que tu coche nuevo pisa la calle afuera de la agencia, ya cuesta menos… Es de las peores inversiones a hacer salvo que seas taxista y vivas de él. Hay más de 20 cosas que no sirve comprarlas nuevas porque no importa realmente que lo sean: muebles, ropa para bebé, equipo deportivo, etc. Acá hay un par de listas al respecto en esta liga y esta otra.

4.- COME EN TU PINCHE CASA. Cocina, paparrín, y llévate un tupper turbo Godín a la oficina, es como más varo te ahorras porque los restoranes viven de hacer eso mismo, pero subiéndole el precio para ganarle. Además, las fondas siempre tienen agua sorpresa de esa que podría ser de naranja, papaya o guayaba porque es de un color entre naranja y rosa… You don’t need that in your life.

5.- Para ahorrar sigue la regla 70-20-10. Gasta el 70% de tu dinero mensual en vivir (gas, renta, electricidad, comida y pequeños lujos,) ahorra 20% dividiéndolo en 10 para el retiro, 5 para emergencias, 5 para algo específico (un coche usado, por ejemplo.) El 10% restante úsalo para pagar deudas y tarjetas.

6.- Planea tus “lujos.” Hay de lujos a lujos, pero incluso esos los puedes ordenar por prioridades, habrá los que no sirvan de un carajo y los que tengan un fin más práctico: no es lo mismo una pulsera carísima que una tele, la tele la puedes ver diario si no tienes vida social y estás casado con Netflix. Yo, por ejemplo, mandé a la verga el cable porque veo más tele en internet (estoy casado con Netflix) y me ahorro entre 700 y 1,500 al mes, que es lo que llegué a gastarme en Izzi.

NbOrwGgyo, descripción gráfica

Ya para cerrar te quiero compartir algo muy personal, cuando se metieron a robar a mi departamento se llevaron dos estéreos y dos computadoras y me di cuenta de una cosa muy importante, me di cuenta de que tenía DOS estéreos y DOS computadoras y el hecho real es que no puedo usarlos al mismo tiempo, es una pendejada tener dos. Vivimos en un mundo en el que vales según lo que tienes y muchos de nosotros nunca vamos a tener un Starbucks dentro de nuestra casa, como Tommy Lee. La verdad es que no está de sobra aprender a ser feliz con no mucho dinero, porque el dinero no te lo vas a llevar a la tumba, pero si es cierto que ves toda tu vida pasar delante de tus ojos antes de morir, pus está cagado que te la hayas pasado de huevos.

Yo soy muy feliz en general, mucho es que hago lo que me gusta y entonces no lo veo como chamba, claro, no tengo tanto dinero como he llegado a tener en proyectos que no están tan padres, pero sí muy bien pagados, pero me siento más cómodo así y, sin duda, duermo más tranquilo.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.