Por más cuidadosos que intentemos ser a la hora de abrir una lata de refresco o cerveza, a todos nos ha pasado que terminamos salpicados o teniendo que sorber espuma como si nuestra vida dependiera de ello o, peor, desperdiciando el precioso líquido.

exploding-soda

NUNCA MÁS.

El secreto está en unos sencillos golpes a la lata que evitarán que te salpique al abrirla. Más o menos así:

Open-a-Shaken-Soda

Seguramente te estarás preguntando: “¡¿Qué clase de brujería es ésta?!” Y, en realidad, el truco consiste en que los golpecillos que le das alrededor a toda la lata hacen que las burbujas acumuladas en las paredes de la lata se “liberen” y pierdan la fuerza que acumularon para expulsar el líquido hacia la salida abierta.

El siguiente video lo explica mucho mejor:

Leave a Reply

Your email address will not be published.