Manos cortadas, gente vomitando o cayéndose en pleno concierto son algunos de los accidentes que esa maravilla llamada Youtube nos ha dado oportunidad de ver una y otra vez. El fin de semana Enrique Iglesias, el cantante que también es hijo de Julio Iglesias, hizo algo que nadie se hubiera imaginado, es por ellos que recordamos algunos de los accidentes más tontos que han sucedido sobre un escenario.

Enrique Iglesias y el drone maligno

El novio de Anna Kournikova estaba ofreciendo un show en Tijuana, Baja California, mientras su producción ponía a volar un drone para filmar a la audiencia y lo que hacía el cantante para volverlos locos. Este artefacto -que no es más que un avioncito controlado a distancia con una cámara- se acercó al cantante quien después de un rato decidió tomarlo con las manos sin pensar en que esas hélices de plástico eran bastante peligrosas.

 

La indigestión de Lady Gaga

Los shows de Gaga deben exigirle demasiado físicamente ya que canta, baila, se retuerce y hasta llora. Al parecer hubo una ocasión en la que algo que comió le hizo daño y no tuvo de otra más que vomitar mientras hacía una de sus coreografías.


La caída de Juan Gabriel

A pesar de que ya pasaron muchos años de esto, la verdad nos sigue dando risa ver la épica caída de Juan Gabriel. Nos queda claro que ya no es tan ágil como antes pero el cantante siempre complace a su público bailando cuando éste se lo pide, así que en una ocasión pensó que era una buena idea bailar como loco sin fijarse en donde estaba pisando. ¡PUM!

La capa que atrapó a Madonna

Madonna estrenó Rebel Heart este año y para hacerle promoción aceptó ser uno de los actos en vivo de los Brit Awards, los premios musicales más importantes de Reino Unido. El concepto de su primer sencillo está basado en la fiesta taurina, así que montó una producción en la que su vestuario estaba compuesto por una capa… que terminó resultando su peor enemiga.

El ventilador que casi deja calva a Beyoncé

Los conciertos de la señora de Jay Z están llenos de episodios sentimentaloides por aquello de que se acerca a los fans que están en primera fila para cantarles. Hubo una ocasión en la que veía ese momento tan tierno cuando, de pronto, se dio cuenta de que si seguía caminando podía quedarse calva cuando su larga cabellera se atoró en un ventilador.

Leave a Reply

Your email address will not be published.