Hemos visto muchísimas imágenes captadas en conflictos armados que nos conmueven y que -tan siquiera por unos minutos- captan nuestra atención. Diario vemos y escuchamos tantas cosas sobre los conflictos en Medio Oriente que hasta cierto punto hemos perdido nuestra capacidad de asombro; cada guerra nos deja una imagen que debería recordarnos lo vulnerables que somos y así no repetir este tipo de acciones.

Tal es el caso de la fotografía de Phan Thị Kim Phúc Oont y la niña que corre en luego de un ataque con napalm en la Guerra de Vietnam en 1972.

Esta mañana la imagen con la que abrieron los noticiarios y se viralizó en la red fue la de un niño sirio que no logró llegar a Grecia mientras su familia huía de su país. La gente de Siria está cansada de la guerra y sus consecuencias por lo que están huyendo en busca de mejores condiciones de vida y, tal vez lo más importante, de tranquilidad.

Si esto no les destruye el corazón es que realmente no tienen sentimientos:

Ayla Kurdi es el niño que fue encontrado con juntos con decenas de cadáveres (en total cinco pequeñitos, incluido su hermano Galip de 5 años de edad) en la costa de Bodrum, Turquía.

Ayla, su hermano y sus padres vivían en la ciudad siria de Kobani en donde ISIS y el conflicto contra los kurdos eran sus día a día, por lo que decidieron migrar hacia la lista griega de Kos para, posteriormente, dirigirse a algún otro país de europeo pidiendo asilo político.

El único sobreviviente de la familia fue el papá de los niños, Abdullah Kurdi, quien asegura que el bote en el que intentaban llegar a Grecia se hundió porque algunos pasajeros se pusieron de pie; los niños usaban chaleco salvavidas pero eso no fue suficiente ya que estos “se resbalaron de mis manos”, menciona.

15 personas sobrevivieron a esta tragedia que apenas es un vistazo a la desesperación de la gente que está invadiendo el Eurotunel (el cual conecta la ciudad de Londres con París) busca de asilo político por parte del gobierno británico, por ejemplo.

Cabe destacar que la familia de Aylan había solicitado asilo en Canadá, país en donde vive la tía de los niños que perdieron la vida, pero su petición fue denegada.

Los ciudadanos de países como Islandia, conmovidos por imágenes como esta, están están pidiendo al gobierno que deje que las personas lleguen a su país para alojarlos en sus casas y ayudarlos a encontrar una fuente de ingresos.

Mientras tanto miles de familia siguen en esta travesía huyendo de la violencia, Kinan Masalmeh, un niño sirio lo único que pide al mundo es que frenen la guerra:

¿Qué más necesitamos para reaccionar?

Leave a Reply

Your email address will not be published.