Tal vez en los últimos días han escuchado el término “dad bod” o “fofisanos” (una pésima traducción si pensamos que el término en realidad remite al “cuerpo de papá”, ya mejor le hubieran puesto “gordibueno” o algo así). Pero, ¿qué es el mentado Dad Bod?

Esto surgió gracias a una chava que se llama Mackenzie Pearson en un post que hizo en The Odyssey que se titula “¿Por qué a las mujeres les gusta el Dad Bod?” y que puso a pensar a más de uno acerca de lo mal que estamos en cuanto a la igualdad de hombres y mujeres y los estándares de belleza que tenemos. El Dad Bod es ‘ora sí que lo que viene siendo la panza chelera, esas personas que igual y hacen ejercicio, pero le entran duro a la comida –como debe de ser– y por lo tanto, no tienen los abdominales marcados como Justin Bieber en su publicidad de Calvin Klein, sino que se ven más o menos así:

Lo que este artículo dice es que las mujeres se sienten más atraídas a este tipo de hombres porque no las hacen sentir inseguras de sus propios cuerpos, algo que es muy probable que pase si sales con alguien que se pasa horas en el gym y tiene los bíceps del tamaño de tu cara. Se hizo mucho revuelo con estas declaraciones porque hubo quienes dijeron “EW, QUÉ OSO TENER ESE CUERPO” y otros a los que les pareció verdaderamente preocupante que esté bien tener un Dad Bod, pero no un Mom Bod.

Hay muchos ejemplos del Dad Bod: Leonardo Di Caprio, Don Draper (el personaje de Jon Hamm en Mad Men) o Seth Rogen, ninguno de ellos tiene un cuerpo esculturalmente atlético, pero tampoco les haces el feo. El problema es que este tipo de cuerpos se explica igual que el de las mamás: una vez que te casaste, tuviste hijos y estás relativamente “seguro” con una relación estable, te descuidas y tu arreglo personal no es lo más importante. Pero lo único que uno ve en las revistas es fotos de modelos que tuvieron hijos y a las dos semanas vuelven a tener un cuerpo impresionante, y por supuesto, se asume que una como mujer no puede permitirse engordar porque “va a ser fea”. ¿¡Entonces por qué tanto amor por el Dad Bod!? ¡Es una injusticia!

Pero lo que es importante con este asunto es lo siguiente: nos habla de la forma en la que pensamos las mujeres, dejen a un lado lo de la injusticia de que las mujeres deben mantenerse delgadas por siempre porque así es el estereotipo de belleza de ahora. A los ojos de las mujeres un cuerpo “normal” es más atractivo  porque no sólo te hace sentir segura de ti misma, sino que habla de una persona que es feliz y que es menos factible que la engañe, además la mujer siempre será el centro de atención cuando esté a su lado, además, believe it or not, también tiene que ver con su poder adquisitivo, porque tener tu pancita apachurrable implica que tienes dinero para comprar buena comida, por lo tanto, estar contigo les da seguridad.

Así que, muchachos, a entrarle con más ganas a las garnachas y luego pueden subir sus fotos al Instagram dedicado a los Dad Bods.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.