No tengo idea de cuantas generaciones de pubertos vivieron su despertar sexual intercambiando, robando o haciendo hasta lo imposible por conseguir una edición de Playboy, el punto es que —aunque yo soy mujer— era típico escuchar a los compañeros de la secundaria cuchicheando sobre algo prohibido. Eso fue a finales de la década de 1990 y no todos teníamos acceso a internet en casa, mucho menos celulares. Imagínense a nuestros abuelitos cuando eran chavos.

Esto viene a propósito de que hoy, 13 de agosto, Playboy anunció que dejará de publicar imágenes de mujeres totalmente desnudas en sus publicaciones impresas por la simple y sencilla razón de que internet “se los comió”, es decir, que la gente que busca pornografía ya no tiene como primera opción esta revista, ya que “estamos a un clic de distancia de cualquier acto sexual que podamos imaginar de manera gratuita. Así que esto es cosa del pasado”, dijo Scott Flanders, director ejecutivo de la compañía.

La primera edición de Playboy se publicó en 1953.

La publicación que en la década de 1970 imprimió tirajes de 7 millones de revistas, se transforma para entrar al mundo digital de lleno. Evidentemente no tienen el camino libre en las redes sociales dado el tipo de contenido que publicaron hasta antes del anuncio no está permitido en Facebook, Twitter e incluso Snapchat.

La revista seguirá publicándose pero la línea editorial estará dirigida a la audiencia de Vice, es decir, a los hombres jóvenes trabajan y viven en la ciudad. ¿Se referirán a un Vice “culto”? Además de que seguirán con su tradición de publicar textos informativos y/o investigaciones de las plumas más reconocidas como Haruki Murakami, por ejemplo.

Desde luego no van a tirar más de seis décadas de trabajo a la basura, ya que ahora publicarán imágenes de mujeres sensuales pero un poco más tapaditas y las producciones serán un poco más austeras.

Tampoco habrá que despedirse de esto:

…ya que independientemente de las fotos de desnudas, Playboy es una de las marcas más importantes a nivel global ya que tienen perfumes, ropa, licor, joyería y muchos más artículos que la gente sí compra.

Así que guarden sus revistas porque en unos años serán reliquias y tal vez las futuras generaciones no le encuentren sentido a este disfraz:

Leave a Reply

Your email address will not be published.