La mayoría de las farolas del lugar estaban apagadas. Solo algunos puntos solitarios de luz caían sobre el agua oscura y encalmada. Kurt Wallander se preguntó si era porque habían roto las bombillas o si era parte de la campaña de ahorro municipal general el no reponer las bombillas rotas. ‘Nuestra sociedad se está apagando -pensó-. Esta es una metáfora que se está haciendo realidad’.

Henning Mankell, autor de las historias protagonizadas por el inspector Kurt Wallander, ha muerto hoy a los 67 años. Su vida ya se estaba apagando desde que en 2014 se le diagnosticó un cáncer, y ya nada podrá reponer a este escritor, uno de los autores suecos de novela negra más conocidos y reconocidos internacionalmente.

Foto: criminalelement.com

Foto: criminalelement.com

El párrafo que encabeza esta nota, y que forma parte de una de tantas novelas que escribió, refleja bastante su obra: protagonizada por este inspector de policía que lo hizo famoso (o viceversa), bien escrito y de literatura entretenida (libros de cientos de páginas que pesan en las manos pero que no cuestan leer), y en las que realiza una crítica de la sociedad actual, ya sea sueca, europea o incluso mundial.

Los crímenes y delitos de mis novelas son espejo de la sociedad.

Títulos como ‘Asesinos sin rostro’, ‘La falsa pista’, ‘La quinta mujer’ son ejemplos de una obra amplia y variada en la que no solo se limitaba a narrar asesinatos, sino que por medio de Wallander, ese trabajador incansable y solitario y reflexivo inspector, introducía críticas de temas como la migración, la trata de personas, la violencia de género, el desarrollo de África…

Foto: henningmankell.com

Foto: henningmankell.com

Para poder soportar esta situación y sobrevivir tenemos que compartirlo todo, especialmente en un país y en una época en que se nos anima a todos a pensar solo en nosotros mismos

La solidaridad pesa más que las ideologías. Muchas personas creen que se trata de un tipo de emoción, y es verdad, pero también tiene que ver con la inteligencia

U obras como ‘Arenas movedizas’, en la que compartió con sus lectores el proceso de la lucha contra el cáncer.

Cuando regresé a Gotemburgo fue con el diagnóstico grave de cáncer. No recuerdo nada en particular del viaje de vuelta, solo la gratitud hacia mi esposa Eva Bergman, quien estaba conmigo

También autor teatral y de libros para niños, Mankell publicó unos 40 libros –con 40 millones de copias vendidas y traducido a 40 lenguas- y fue crítico también con su país, del que negaba que fuese una utopía y resaltaba sus problemas, si bien admitía que es “una de las sociedades más decentes en que se puede vivir”.

La sociedad se había endurecido. Las personas que se creían a sí mismas innecesarias o francamente indeseadas en su propio país reaccionaban con agresividad y desprecio. Ninguna violencia carece de sentido, eso lo sabía bien Wallander. Toda violencia tiene sentido para quien la ejerce. Sólo cuando se osara aceptar esa verdad podría abrigarse la esperanza de enderezar el desarrollo en otra dirección

Kenneth Branagh dio vida a Wallander en la serie de la BBC // Foto: henningmankell.com

Kenneth Branagh dio vida a Wallander en la serie de la BBC // Foto: henningmankell.com

Ese es parte del legado que dejó Henning Mankell. Junto a decenas o cientos de horas de entretenida lectura durante las cuales uno simpatiza con Wallander, juega a encontrar al asesino con las pistas que le van dando y disfruta al pasar cada página. Como sucede con las buenas novelas.

Siempre quise ser escritor, pero nunca pensé que escribiría novelas policiacas. Me encontré haciéndolo, eso es todo”.

Foto: henningmankell.com

Foto: henningmankell.com

Nos alegramos de que así fuese, y que en concreto escribiese sobre Kurt Wallander desde los 43 años hasta casi el final. Así que esta vez nos despediremos con un…

¡Gracias, Heninng Mankell!

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.