A veces no soportan a sus vecinos y han pensado en mudarse a un lugar alejado de la civilización para disfrutar de eso tan bello llamado silencio, pues si están dispuestos a tomar un viaje de 10 años bien podrían considerar marcharse a Plutón. Bueno, en realidad no pero estaría increíble, ¿cierto?

Hace una década, cuando muchos de ustedes estaban perdiendo el tiempo contestando chismógrafos en la secundaria, la NASA lanzó una sonda espacial con destino al planeta que, en el camino, dejó de ser considerado parte del Sistema Solar. Después de recorrer 4 mil 828 millones de kilómetros ésta por fin llegó a su destino y reveló datos sorprendentes.

…y no precisamente la presencia de seres como estos:

 

 

New Horizons, el nombre de esta sonda, se acercó tanto al planeta enano que logró captar imágenes que no imaginábamos ver. Ésta se obtuvo a 12 mil 500 kilómetros de distancia:

 

 

  La sonda que tiene un peso de 480 kilogramos salió de la Tierra el 19 enero de 2006 con dirección a un planeta la que jamás había llegado una nave espacial. La NASA compartió una animación de cómo se vería la aproximación de New Horizons.  


 

 

Otro de los datos que arrojó la misión es que Plutón es 80 kilómetros más ancho de lo que los astrónomos pensaban y que tiene 2 mil 370 kilómetros más de diámetro.

Un detalle especial es que la sonda lleva las cenizas de Clyde Tomabugh, astrofísico que descubrió el planeta en 1930.

10 años involucrados en un proyecto merecen una felicitación. ¡Eso, NASA!

Leave a Reply

Your email address will not be published.