El 19 de septiembre se cumplen 30 años del temblor que en 1985 devastó la Ciudad de México. Es un hecho que no estábamos preparados para un fenómeno natural de tal magnitud por lo que mucha gente se quedó sin casa, atrapada entre los escombros de los muchos edificios que se derrumbaron o, por desgracia, perdieron la vida. A la fecha no se la cifra exacta de muertos.

Desde aquel momento aprendimos a vivir en una zona sísmica y las autoridades se han esforzado en crear una cultura de prevención entre los ciudadanos, para ejemplo el ejercicio de hacer sonar la alerta sísmica en algunos postes de la calle que se llevó a cabo el fin de semana pasado.

Foto: Cuartoscuro

El pasado 16 de septiembre la zona centro-norte de Chile fue sacudida por un terremoto de 8.3 grados Richter y siempre que nos enteramos de este tipo de noticias recordamos cómo estábamos en México cuando nos tocó.

Cada vez que tiembla en México nos preguntamos qué pasaría si volviera a suceder algo similar al sismo del 85 o con más intensidad. Víctor Manuel Cruz Atienza, jefe del departamento de sismología del Instituto de Geofísica la UNAM, aseguró a EFE que “si ocurriera otro sismo de magnitud 8.1 u 8.2 sus periodos de oscilación podrían ser de dos a tres veces más intensos que los que se vivieron hace 30 años”.

Existe la posibilidad latente de que vuelva a ocurrir un movimiento telúrico más fuerte que el de 85, Cruz dijo que los sismos “ocurren y seguirán ocurriendo y son de diferente naturaleza”, pero los más comunes de gran intensidad son los que surgen bajo la costa del Pacífico, en lo que se conoce como una zona de subducción. Ya que ahí la placa oceánica de Cocos pasa por debajo de la placa continental de Norteamérica.

“No podemos saber cuándo va ocurrir, pero sabemos que así será”, afirmó. Las características del suelo en que está asentada la Ciudad de México, un “depósito de sedimentos, de arcillas, en cuencas que hubo hace miles años, con alto contenido de agua”, son las que producen una “amplificación muy grande” de las ondas sísmicas que provienen de la zona del epicentro del sismo.

No nos sugestionemos y simplemente tomemos la precauciones que ya conocemos.

Vía: EFE

Leave a Reply

Your email address will not be published.