Anoche muchos estábamos en la comodidad de nuestros hogares a punto de dormir, viendo la tele o preparando nuestras cosas para esta mañana cuando, de pronto, sonó la nueva alerta sísmica que el Gobierno de la Ciudad de México instaló en los postes en donde están las cámaras con las que se vigilan las colonias.



Esta nueva modalidad ya había pasado por dos pruebas: un simulacro el 12 de septiembre y otro para recordar el 30 aniversario del sismo de 1985, así que más o menos ya sabíamos cómo sonaba más no nos había tocado que ahora sí fuera real. Aunque prácticamente nadie sintió el sismo de 4.8° Richter sí salimos de casa y pues nos encontramos con varias escenas. ¿Cómo les fue en el mini temblor? ¿agarraron a su perro y su celular, salieron descalzos? Esto es algo de lo que pasa cada que suena esta alerta o empieza a temblar:

 

El fin del mundo

Pensamos que viene un terremoto y corremos en círculos buscando las chanclas, el celular, al perro, nuestra cartera para finalmente salir o con las manos llenas de cosas o sin nada y, aparte de todo, muriendo de frío porque olvidamos agarrar un suéter.

 

¿Y las llaves?

La alarma sonó a las 23:44 horas así que muchos estaban dormidos, acostados u menseando en pijama así que seguro saltaron para intentar salir de la casa por esa puerta que ya estaba cerrada con llave, pero cómo abrir si quien sabe en dónde dejamos las llaves.

En el estrés de querer abrir la puerta menos las encontramos.

Una vez fuera viene lo mejor, ver a los vecinos…

 

Las pijamas son para tontos

Los temblores nocturnos hacen que conozcamos a nuestros vecinos en su peor momento; lo de menos es que salgan con la pijama rota y con la almohada pegada a la cabeza, ya que no falta el que no alcanzó a ponerse ropa y nos muestre sus calzones. No lo digo por ti, vecino en boxers.

Noche romántica arruinada

Es bastante evidente cuando el temblor interrumpe ciertos momentos íntimos por la ropa -o falta de ésta-. Saben a lo que me refiero.

Entre que tiembla y no

Anoche el temblor fue súper leve, tanto que prácticamente nadie lo sintió.

alerta  

Se termina armando el chisme vecinal

Pues ya que todos tuvimos que salir de casa no faltan las señoras que empiezan hablando del ’85 y terminan en el chisme.

IMG_7961[1]  

Paranoia

Por fin todos regresan a sus hogares pero siempre nos quedamos nerviosos y con temor a que vuelta a temblar y, ahora sí, se caiga el edificio en pedazos.

IMG_7960[1] 

Y pues nada, das vueltas en la cama y simplemente no puedes conciliar el sueño. De ahí que hoy veamos tantas caritas desveladas a nuestro alrededor.


 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.