Seis desconocidos se sientan alrededor de una mesa, totalmente a oscuras (los internautas lo ven todo gracias a cámaras con infrarrojos), y hablan sobre sí mismos, mientras el resto comienza a formarse una idea sobre cómo es cada persona físicamente.

Un güero que domina el árabe y se apasiona con esta cultura, un hombre en silla de ruedas que practica deportes de riesgo, otro lleno de tatuajes al que le encanta leer sobre psicología y mucho más, un elegante y tranquilo músico de heavy metal con lentes y sin tatuaje alguno, un árabe con la vestimenta tradicional que trata de pasar el mayor tiempo posible en la cocina…

Luego se encienden las luces, y todos se sorprenden:

Si veo a alguien como él en algún lugar, seguro que no me sentaría a hablar con él”; “Fue asombroso cuando las luces se encendieron y te das cuenta de con quién estabas hablando en realidad”.

Es una nueva campaña –y un nuevo acierto- de Coca Cola (la central de Oriente Medio), que anuncia al principio del video que “se tarda 7 segundos en crear un prejuicio con base en la apariencia de una persona”. Por eso, con una nueva lata que no lleva ni su propio logo, recuerda que “las etiquetas son para las latas, no para las personas”.

 

Una idea que ya antes sostuvieron otras mentes brillantes (no hay duda de que Coca Cola, en términos de publicidad e independientemente de la agencia a la que contrate –McCann, en esta ocasión-), al afirmar que “los prejuicios son la razón de los tontos” (Voltaire; filósofo, Francia, s. XVIII).

 

Albert Einstein (científico, Alemania, finales del XIX-XX)

Albert Einstein (científico, Alemania, finales del XIX-XX)

 

Con el puño cerrado no se puede intercambiar un apretón de manos”, denunció a su vez Indira Gandhi (política, India, s. XX).

Aunque tampoco hay que llegar al nivel de… W. C. Fields (actor y comediante, EE.UU., s.XX): “Estoy libre de prejuicios: los odio a todos por igual”.

Y ahora que ya tenemos claro el problema, Mark Twain (escritor, EE.UU., s. XIX-principios del XX) nos da la solución: “Viajar es fatal para los prejuicios, la intolerancia y las mentes estrechas”.

Durante siglos, grandes personalidades de diferentes países y profesiones nos lo han estado advirtiendo, y ahora Coca Cola se suma al mensaje actualizándolo con otra de sus campañas creativas. Aquí también nos unimos, porque seguramente en México, España y muchos más países del mundo vendría bien que todos dejásemos fuera los prejuicios, los clasismos y racismos, la homofobia y el miedo y rechazo a lo diferente. Porque las etiquetas no son para las personas.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.