Dos chicos gays van por las calles de una ciudad (Madrid, España), mapa en mano. Son extranjeros y no saben nada de español, así que se acercan a varias personas para pedir ayuda: necesitan encontrar el hostal en el que tienen una habitación reservada, pero las indicaciones que les dejó el dueño del mismo están en español.

“¿Podrían traducírnoslas, por favor?”. Poco a poco, los improvisados traductores se van dando cuenta de que lo que comenzó como unas inocentes indicaciones para encontrar el hostal, se vuelve en una carta llena de insultos homofóbicos contra la pareja.

Entonces, algunos de los ciudadanos ‘traductores’ se indignan por el contenido de la carta; otros simplemente no pueden seguir leyendo ante esas barbaridades; varios les recomiendan a la pareja que no vayan a ese hostal, e incluso que acudan a la policía a denunciarlo, ofreciéndose ellos mismos a acompañarlos y hacerse pasar por sus amigos…

Afortunadamente, es solo una campaña contra la discriminación, con cámaras ocultas para captar las reacciones espontáneas de la gente a la que pregunta la pareja de actores.

Desgraciadamente, está basada en hechos y cifras:

-El 37% de las personas LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales) en España se han sentido discriminadas.

-El 57% fueron insultadas y 4 de cada 10 sufrieron una agresión física.

-Solo el 10% de las víctimas LGBT denuncian las agresiones sufridas.

Quizá porque está grabado en mi país y ciudad, es un video que sí me ha afectado (recordemos que en España el matrimonio homosexual está legalizado desde hace 10 años, siendo de los primeros y pocos países en hacerlo). Pero también por desgracia, no es una situación exclusiva de allí.

En México –donde solo existe reconocimiento jurídico a los matrimonios entre personas del mismo sexo en el Distrito Federal, Coahuila y Quintana Roo-, también hay cifras que hablan de discriminación por orientación sexual, según un informe oficial:

-El 58.5% de las personas lesbianas, homosexuales o bisexuales de nivel socioeconómico muy bajo y el 57.7% del nivel socioeconómico bajo opinan que la discriminación es su principal problema.

-7 de cada 10 personas heterosexuales dicen que están totalmente de acuerdo en que en México no se respetan los derechos de las personas homosexuales.

-4 de cada 10 personas no están dispuestas a que en sus casas vivan personas homosexuales.

-De 1998 a 2008, hubo 696 expedientes sobre agravios a la población LGBT.

Discriminación, imagen Conapred Día Nacional

Y lo mismo y peor sucede en casi todo el mundo, como denuncia Amnistía Internacional: Rusia y buena parte de Europa del Este, Camerún, Nigeria, Arabia Saudí, Irán… es muy larga la lista de los países que han perseguido, apresado, rechazado proteger, condenado a muerte… a personas solo por su orientación sexual.

Como se ve, no nos salvamos ninguno. Así que por qué no empezar a ser parte de la solución: podemos comenzar por no gritar “¡Putooo!” en los estadios de futbol o por no utilizar “maricón” como insulto; sabemos que eso no significa necesariamente que seas homófob@, pero ya es un logro que haya una voz menos que lo diga.

Y seguir por no mirarles diferente, por no cambiar de acera al ver una pareja homosexual, por no pedir roomies heterosexuales, por no hacer bromas homófobas aunque solo sean bromas… Si somos iguales, tratémonos igual. Es así de simple.

Porque lo cierto es que la discriminación no hace ni puta ninguna gracia.

 

(Octubre es el Mes del Trato Igualitario en Ciudad de México y el 18 de este mes es el Día del Trato Igualitario en CDMX)

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.