“El Consejo Internacional SOLICITA (sic) al Comité Internacional la adopción de una política que busque la consecución de la máxima protección posible de los derechos humanos de los trabajadores del sexo, a través de medidas que incluyen la despenalización del trabajo sexual”.

Esa última frase (“despenalización del trabajo sexual”) es la que ha puesto a parte de Hollywood en pie y con las uñas afiladas. Bueno, y a multitud de organizaciones que llaman menos la atención mediática pero que seguramente han trabajado mucho más y durante mucho más tiempo sobre estos temas.

El párrafo inicial se encuentra en el borrador de un documento de Amnistía Internacional (AI), ONG reconocida mundialmente por su defensa de los derechos humanos. Pero esta vez le han salido críticos por sugerir, en un “borrador para una política sobre trabajo sexual” (propuesta no definitiva, por tanto), que se despenalice la prostitución.

Prostitución, mujer coche

Contra esto se han alzado en una carta organizaciones de mujeres, feministas y contra el tráfico de personas y la explotación, entre otras, así como estrellas del cine angloparlantes como Meryl Streep, Emma Thompson, Anne Hathaway, Kate Winslet, Marcia Gay Harden y Carey Mulligan.

Los críticos coinciden en no penalizar a las prostitutas, pero aclaran que si se legaliza toda la industria “lo que se estará aprobando de facto es un apartheid de género en el que un grupo de mujeres podrá defenderse frente a los abusos sexuales y tendrá oportunidades económicas y educativas; y otro en cambio tendrá una vida marcada por la imposibilidad de elegir y será objeto de consumo para hombres y de ganancias para proxenetas, propietarios de burdeles y traficantes”.

Prostitucion, sin clientes no hay trata

AI, por su parte, solo ha querido recordar que el documento es solo un borrador y que aún están “en proceso de consultas y no se ha tomado ninguna decisión”.

Buceando un poco en su borrador, sin embargo, se pueden encontrar otros matices, ya que al párrafo que encabeza esta nota se le añade que hay que tener en cuenta:

-El principio de la reducción del daño, y de la igualdad de género y no discriminación.

-El Estado puede imponer regulaciones legítimas al trabajo sexual.

-La posición que AI ha mantenido desde hace años de que se debe criminalizar e impedir la explotación sexual y el abuso de los menores.

-Quienes entran en la prostitución suelen hacerlo debido a marginalización y alternativas limitadas, por lo que AI urge a los estados a garantizar también los derechos económicos, sociales y culturales de todos, para que quien entre lo haga por propia voluntad y pueda salir cuando quiera.

-Las investigaciones realizadas por AI y sus pruebas recogidas en cuanto a las experiencias y el impacto de varias leyes y regulaciones.

Prostitution, legalizar

 

Ya escuchadas las dos partes… ¿qué opinas tú? Déjanos escucharte en los comentarios…

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.