Luego de que diera a conocerse el elenco del Corona Capital 2015, surgieron reclamos a los cuáles ya deberíamos estar acostumbrados cuando se trata de uno de los tres festivales más importantes del país operados por Ocesa junto al Vive Latino y al Electric Daisy Carnival, pero hay uno que llama la atención en particular: la inclusión estelar de exponentes de electrónica en un festival caracterizado por ser “alternativo”.

El DJ británico Calvin Harris y el DJ alemán Robin Schulz participarán en la sexta edición de la fiesta sonora en el Autódromo Hermanos Rodríguez caracterizada por la inclusión de rock internacional y harán el tan temido crossover de género musical, el cual al parecer sólo causa temor en México. Coachella, por ejemplo, presenta en su cartel a Madonna, a AC/DC y a David Guetta sin problema alguno para sus asistentes tan diversos entre quienes se puede encontrar a Justin Bieber y Eiza González… pero esa es otra historia.

Sí, electrónica, pop, rock y metal (del más duro) pueden convivir en un espacio para escuchas de amplio criterio y cultura musical. Y qué decir de festivales famosos y otros no tanto a nivel mundial, en los que esa mezcla de géneros es algo ordinario. Recuerdo a Panteón Rococó contarme en una anécdota que en una de sus múltiples giras por Alemania (de donde por cierto es originario Robin Schulz), el público estaba tan extasiado en un festival, que solicitó que la saliva acumulada en los instrumentos de viento de los integrantes les fuera arrojada. Alemanes seducidos por mexicanos. ¿Cuál es el problema?

No se necesita ser brujo, ni pitoniso, ni adivinador, pero la experiencia dicta que en medio de protestas que suenan a “para eso hay un EDC”, los asistentes al Corona Capital 2015 terminarán bailando a ritmo de Calvin Harris y Robin Schulz. Y aunque muchos fanáticos de este evento califiquen al Vive Latino de “naco y no estar a su nivel”, ya deberían saber que el crossover poco a poco se está convirtiendo en algo ordinario en los festivales. Los Ángeles Azules y Los Tigres del Norte ya hicieron lo propio en ese festival y aunque el ambiente grupero se vio falsamente reproducido, muchos detractores terminaron cantando y meneándose al ritmo de ese par de agrupaciones. ¿No que no?

Viene a colación que quienes conocen al púbico mexicano son los músicos que actúan para el mismo y exponentes nacionales como Caifanes o Los Estrambóticos me contaban en algunas charlas que en su experiencia los artistas mexicanos no se censuran, sino quien se autocensura, se segmenta y se auto limita es el propio público mexicano. Y finalmente este último es quien tiene la decisión de abrir su criterio auditivo o de no ir al Corona Capital 2015 por la inclusión de exponentes de electrónica. ¿Los alemanes no pueden seducir a los mexicanos? ¿Los británicos tampoco? ¿Pueden convivir con su público Calvin Harris, The Libertines y Pixies como en un festival de primer mundo? Está en sus manos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.