A pesar de la gran cantidad de respuestas positivas respecto a mi post sobre no comprarle al narco, también encontré quien no sólo lo odió, sino que me respondió con varios argumentos en contra:

“Si es un narcogobierno, prefiero no pagar impuestos.”

“Entonces tampoco hay que consumir en los locales que pagan derecho de piso.”

“No sirve de nada porque el mercado más grande está en Estados Unidos.”

“Hay que sabotear a todos los negocios que son lavado de dinero.”

“Los narcos en México de lo que ganan en realidad es de secuestrar personas.”

Pues, yo personalmente pago impuestos porque suscribo con la opinión de Denise Maerker en este artículo. Ahora bien, me parece que los locales que pagan derecho de piso no son cómplices, sino afectados; también trato de no comprar en negocios que me conste sean lavado de dinero y creo que, en efecto, Estados Unidos y Canadá son mercados mucho mayores que el nuestro pero que, por ponerles un ejemplo reciente y que viene al caso, la ruta de la migración de la droga hacia el norte ha dejado por rastro una nueva serie de adicciones más peligrosas por lo baratas que son: las metanfetaminas y el crack.

Sin duda no se va a arreglar toda esta violencia si dejamos de comprar (y acá hago un distingo MUY importante entre comprar y consumir,) pero también es muy ingenuo pensar que el dinero de la compra de drogas en México no va a su vez a la compra de armas o que la legalización de la mota, (porque, la neta, sería lo único que legalizarían si es que alguna vez se hace) no haría mella en los ingresos del tráfico de sustancias (acá una nota al respecto.) Pero bueno, es muy complejo el tema, porque encima hay que pensar qué van a hacer todos esos narcos que quedarían desempleados si algún día se logra hacer algo serio al respecto, no es como que se vayan a volver dentistas.

Siempre fue mi intención hacer una segunda parte de aquel (ahora ya famoso) post para aclarar lo mejor que pueda las dudas de quienes creen que pueden tener un problema con su consumo. Este post pretende dejar claro que NO es mi intención criminalizar a los usuarios, es sólo que en este momento histórico preciso, es hora de hablar seriamente de nuestras responsabilidades personales. Tengo amigos que prefieren no consumir por mientras y están por la legalización, otros que sólo consumen lo que ellos mismos producen y, a la mejor en un futuro lejano, no está tan disparatado pensar que exista tal cosa como un Starbucks de marihuana orgánica libre de pesticidas, que hace fair trade y que reinvierte un porcentaje de las ganancias en las comunidades que la siembran.

Así pues, ya sea que quieras dejar de consumir porque lo consideras congruente y te esté costando trabajo, o bien porque sospeches que tienes un problema con tu manera de beber o drogarte, hay un chance grande de que lo que está pasando es que tu cerebro te esté jugando una mala pasada.

Si tienes un problema con tu consumo de sustancias: lo más importante es no hacer un juicio de valor al respecto: no tienes un problema de falta de voluntad, tienes una enfermedad hereditaria y si bien no eres responsable de tu enfermedad, sí tendrías que serlo de sus consecuencias. Pero para que entiendas de qué va esta enfermedad el resumen ejecutivo es que tienes una química cerebral diferente.

¿Química cerebral diferente? Sí, no todo mundo nace con la misma química cerebral y los que tenemos problemas de adicción es muy factible que lo hayamos heredado de la misma manera en que heredamos otras características como la calvicie o el color de los ojos. Los adictos no tomamos o usamos drogas para “ponernos hasta el moco,” sino que lo hacemos para bajar nuestra ansiedad y, al contrario, cuando estamos puestos nos sentimos “normales.” Así pues, el adicto no es que no quiera parar, NO PUEDE parar. Lo que nos lleva al peor cliché:

¿ES NECESARIO TOCAR FONDO PARA PARAR? No, yo toqué fondo varias veces y es sólo hasta ahorita que podría decirles a ciencia cierta cuáles fueron, en el momento no sentía como si estuviera tocando fondo. En tiempos recientes se ha probado que funciona tan bien una intervención, como buscar ayuda por motu propio. Yo tuve que ir en dos ocasiones distintas a terapia de adicciones con la misma doctora, dejé de ir porque tuve una recaída, pero regresé y acá es donde viene el siguiente punto importante.

Es casi seguro que tengas una recaída.- Y se te tiene que quitar la pena de regresar con la cola entre las patas a terapia. También vale la pena mencionar que es importante probar qué te funciona a ti, yo no me acomodé en Alcohólicos y Adictos Anónimos, a mí me funciona mejor la terapia de adicciones, pero hay quien (dependiendo de la cantidad de años que haya abusado de sustancias) se beneficia más de un rehab en forma, esto es, de estar internado hasta que el síndrome de abstinencia baje lo suficiente para no recaer.

Por desgracia, en México sólo hay dos lugares serios para hacer rehab, Monte Fénix y Oceánica y ésto no lo digo yo, me lo han dicho varios terapeutas que se especializan en el tratamiento de adicciones. Lo más indicado es que hables con un profesional de la salud.

Ahora bien, OJO, la mariguana también es adictiva. Hay un cliché respecto a que la mariguana no causa ningún tipo de adicción. Un estudio publicado recientemente, pero de veinte años de duración arrojó por resultados que este lugar común no tiene fundamentos reales, la cannabis es sumamente adictiva también. También hay estudios sobre las modificaciones que hace el uso de la marihuana en el cerebro.

¿Cómo sé si tengo un problema? Hay un cuestionario de Alcohólicos Anónimos en línea, hay otro de la Organización Mundial de la Salud, ellos hacen una diferencia entre alcoholismo y otras adicciones, pero muchos terapeutas consideran que ésto está mal y que el abuso de alcohol y drogas son manifestaciones del mismo problema químico, pero también hay cuestionarios para saber si eres adicto a las drogas si es el caso que estás buscando algo más específico.

¿Qué libro puedo leer mientras encuentro un terapeuta especializado serio? Híjole, los libros son todo un tema, la gran mayoría son libros de autoayuda y, por lo mismo, tienes que soplarte “historias de éxito” y una redacción deficiente, pero algunos son muy buenos y tal vez el más leído de todos sea: Healing The Shame That Binds You de John Bradshaw. Bradshaw también tiene un texto para las familias de los adictos. Ojo, de verdad son cursísimos y puedes llegar a odiarlos por momentos, pero tienen información muy valiosa, así que no los descalifiques.

Ojalá toda esta información te sirva de algo.

4 Responses

  1. Paco Herrán

    Qué chido. Acerca de las posturas acerca de qué hacer o no hacer como sociedad y como ciudadanos ante la situación actual (narco, gobierno, etc.), podemos debatir largo y tendido. Pero es lo demás lo que me sorprendió. Qué chingón y qué valiente. Te entiendo y coincido, más de lo que crees. Insisto en que deberíamos charlar en persona alguna vez, pronto. Ojalá. Mientras tanto, saludos y abrazotes, amigo.

    Reply
  2. aa

    Me alegra ver este tipo de notas. Definitivamente hay mucha desinformación con respecto a las adicciones, las sustancias y sobre todo sobre la química y genética del problema. Justamente Monte Fénix acaba de celebrar el día 13 y 14 de noviembre el primer congreso sobre retos y perspectivas en la prevención y tratamiento de adicciones y han dado unos datos escalofriantes sobre el uso de la piedra y la heroína en el país. El doctor Marc Schuckit ha presentado una investigación sobre la genética de la adicción (con una investigación de 40 años como respaldo) que arroja luz sobre el debate de la carga hereditaria del adicto, te recomiendo que busques info sobre él. En fin, muchísimos temas interesantes y relevantes para el tema que deberían ser de acceso público y difundidos sin lugar a dudas.
    Te felicito por tu granito de arena y también por esos 5 años de limpieza y ojalá puedas escribir más al respecto en el futuro, los jóvenes de México necesitan esta información (aunque ya estás ruco, la neta jajaja).
    Saludos y buena onda.

    Reply
    • Chuck Pereda

      Oye, no estoy tan viejo, es que me porté muy mal mucho rato y se me ve acabadón… yeah, right

      Reply
  3. ConsiderarLasDosCarasDeCadaProblema

    Hace unos días publiqué una sugerencia para corregir varios vicios causados por presuposiciones en el artículo de las adicciones, y leyendo esta continuación, veo que se hecho en saco roto. Sugerí buscar “Gabor Maté adicción poder” debido a que así se puede hallar un video de un investigador y psicólogo que ha seguido de cerca muchos casos de adicciones, pero que a diferencia de la gran mayoría de quienes tratan el tema, supo hallar la conexión entre ciertos valores culturales comunes en occidente, el consumismo, la ambición y deseo de poder, así como las razones de automedicación por las que la gente consume sustancias como la mariguana para tratarse, no siempre con éxito, sus problemas de depresión hasta que acaban desarrollando una adicción (similar al mecanismo que guía a otros a volverse adictos a las apuestas, u otros comportamientos obsesivos). La tendencia hacia las adicciones, más que algo genético es algo cultural, y el estado psicológico y emocional de las madres también puede afectar que el desarrollo del feto llegue a verse afectado por cambios hormonales que le hagan propenso a ciertos comportamientos.

    Reply

Leave a Reply to ConsiderarLasDosCarasDeCadaProblema Cancel Reply

Your email address will not be published.